El jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, estuvo de invitado el sábado a la mesa de Mirtha Legrand y habló sobre la realidad política del país. En ese marco se refirió a su reciente visita a los Estados Unidos y expresó: «Allí se existe una mirada preocupante sobre el país, en especial a partir del alto nivel de inflación» .

Pese a las insistentes consultas de Mirtha, el jefe de gobierno porteño evitó hablar de su futuro electoral. “Todavía no hablo de candidaturas”, afirmó. “Quiero ser parte de la generación que cambie el país”, agregó.

Larreta desestimó que haya problemas en las oposición y afirmó que no tiene rivales dentro del partido Pro. Reconoció sí que la titular del partido Pro, Patricia Bullrich, ya expresó su deseo de competir por la candidatura presidencial, al igual que María Eugenia Vidal. También sostuvo que se debe esperar la decisión de Mauricio Macri.

El jefe de gobierno señaló que a fin de año terminará de recorrer todas las provincias del país de cara al 2023. “No podés hacer un plan desde Buenos Aires”, dijo. Larreta explicó que cree en el federalismo y cuestionó a la gestión de Alberto Fernández. “Este gobierno ha concentrado muchos recursos en la Nación. Es muy unitario”, expresó.

“Hay que volver a darle a las provincias los fondos”, sostuvo Larreta. “Un gobernador que quiere hacer obras tiene que tocarle la puerta al gobierno nacional”, se quejó.

Contrapunto por la seguridad

El intercambio tuvo lugar cuando Larreta comentó que recorría el país y apuntó que la inseguridad en el conurbano “está terrible”. “La Chiqui” lo interrumpió. “Pero en la Capital también está terrible”, lo sorprendió. “Dejame decirte que tenemos el índice más bajo de la historia”, le respondió el dirigente del partido Pro. “Si, el otro día me lo dijiste, pero yo leo los diarios”, siguió la conductora.

Según explicó Larreta, se registra una tasa de tres homicidios cada 100 mil habitantes, uno de los números más bajos. Sin embargo, no pudo convencer a la conductora. “Viene bajando, bajando, y este año vuelve a bajar. Obviamente nunca es cero, siempre algún caso vas a tener”, añadió.

Mirtha no pudo disimular una sonrisa mientras lo escuchaba. “Me mirás con cara de incrédula”, le señaló el jefe de gobierno. “Porque leo todo, Horacio. Leo todo y me impresiona la cantidad de robos, muertos y asesinatos”, agregó Mirtha.

Larreta reconoció que existe un problema de inseguridad en todo el país y se refirió al caso de Rosario, donde el nivel de delitos es “seis veces más”. Así, pidió avanzar en un “plan integral” para abordar la situación y aludió nuevamente al escenario en territorio porteño. “El robo de autos bajó muchísimo porque hay una cámara cada dos cuadras”, expresó.

En este sentido, el dirigente de Pro insistió en que se pueden bajar los delitos a partir de la experiencia de la ciudad. “El mensaje es optimista”, sostuvo. Juana Viale, que compartió la conducción del programa junto a su abuela, le hizo un comentario. “Más que optimista hay que ser realista”, le señaló. Larreta defendió su argumento: “Es una realidad que bajaron los delitos, entonces eso significa que se puede”.

No fue el único momento incómodo que tuvo el jefe de gobierno. Las conductoras le señalaron la situación salarial del personal de salud, después del conflicto que hubo semanas atrás. “Los médicos se están yendo porque les pagan un poco”, aseveró Mirtha. “No, el tema se arregló”, la corrigió Larreta. Y amplió: “El doctor [Fernán] Quirós estuvo acá hace unos días y tengo entendido que lo comentó”, indicó.

La situación de Marcelo D’Alessandro

El jefe de gobierno porteño se refirió a la controversia que emergió a partir de los supuestos chats que trascendieron entre un grupo de jueces, empresarios y un funcionario de su gobierno en un viaje a Lago Escondido. “Eso es espionaje”, afirmó Larreta.

El caso involucró a los jueces federales Julián Ercolini, Pablo Yadarola, Carlos Mahiques y Pablo Cayssials, al ministro de Justicia y Seguridad porteño, Marcelo D’Alessandro, al fiscal general porteño Juan Bautista Mahiques, al empresario Tomás Reinke y al exfuncionario de la SIDE Leonardo Bergroth.

Rodríguez Larreta, que ya había respaldado a su ministro de Seguridad, no dudó en afirmar que se trató de un caso de espionaje al divulgarse los chats de Telegram que supuestamente habrían mantenido los participantes que viajaron. “Claramente les chuparon el teléfono. Eso es lo más grave”, expresó.

Ante la consulta de Mirtha, el jefe de gobierno manifestó que no se siente espiado. “No soy paranoico con eso”, expresó. No obstante, manifestó su preocupación por el caso. “Fue espionaje”, insistió.

Larreta señaló que hace un falta “un plan integral” para abordar los problemas que tiene el país y afirmó que trabaja en uno a partir de las recorridas y visitas que realiza por el interior del país.

Por admin