El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, decidió acelerar su plan de armado de su candidatura presidencial para 2023. En la última cumbre del equipo que construye la candidatura presidencial de Larreta, que se realizó el lunes a la noche en una parrilla premiun, se discutió la posibilidad de pedirles a intendentes y referentes de Pro en la provincia y el interior del país que articulan de forma subterránea para el jefe porteño en sus distritos que salgan a explicitar su respaldo y exhiban su “pertenencia” al larretismo.

Uno de los estratega que partició de la reunión le dijo a La Nación que “la inmensa mayoría están con nosotros y no lo están diciendo. Hay que generar esa sensación de apoyo”. La idea de activar una suerte de operativo clamor para “demostrar de qué lado del mostrador está cada uno” y acelerar las definiciones de dirigentes nacionales, cuando falta al menos un año para las primarias, sumó argumentos a favor y en contra.

“Si otros están acelerando, tenemos que mostrar que no estamos dormidos. Hay que terminar con el festival de las fotos”, comenta uno de los comensales del encuentro.

De todas formas, no todo el entorno coincide. Algunos consideran que sería demasiado prematuro y que la jugada podría complicar en sus territorios a los referentes de Pro que aspiran a gobernar sus provincias, como Rogelio Frigerio (Entre Ríos), Martín Maquieyra (La Pampa) o Ignacio Torres (Chubut), entre otros.

Luego de la aparición de Macri en La Plata, los colaboradores de Larreta, decidieron poner “las cartas sobre la mesa”. Consideran que Macri salió a jugar en la provincia, donde el jefe porteño apalanca la postulación de Diego Santilli, a quien le surgen competidores del vidalismo y el bullrichismo, y promocionó su recorrida en el barrio de Tolosa, donde hizo un timbreo junto a Vidal y Ritondo, rival de Santilli en Buenos Aires, y Garro, quien tributa políticamente al plan presidencial de Larreta.

La presencia del intendente de La Plata en la foto junto a Macri, Ritondo y Vidal alteró los ánimos en el seno de Pro bonaerense y activó el contragolpe del larretismo. Si bien en el entorno de Garro dicen que la Ciudad no le pidió concretamente que saliera a respaldar el proyecto de Larreta, el jefe municipal hizo una demostración pública de fidelidad: “No tengo ninguna duda que Horacio es una persona que está preparada y preparándose para transformar este país”, afirmó antenoche Garro en LN+.

En Uspallata sabían que el intendente y aliado de Grindetti en Juntos Hacemos, una agrupación que busca pescar peronistas desencantados con el Frente de Todos, ratificaría su beneplácito a Larreta horas antes de que se concretara.

Mientras transita la etapa de “contacto directo” con la sociedad para evaluar su nivel de aceptación, Macri busca fortalecer al Pro y preservar su poder influencia en Juntos por el Cambio.

En el entorno de Macri repiten que se mantendrá por encima de la discusión entre Larreta y Bullrich por la candidatura presidencial, y que no está pendiente del “poroteo” con sus herederos en Pro.

Por admin