Martín Guzmán salió en defensa de su política tarifaria, resistida por los funcionarios kirchneristas del área de Energía, y ratificó la quita de subsidios a los segmentos de altos ingresos, al mismo tiempo que envió un dardo a Cristina Kirchner por su último mandato.

Dos días después del duro discurso de la vicepresidenta en Chaco, el ministro de Economía se defendió de las críticas internas del Frente de Todos y resaltó la política económica del gobierno de Alberto Fernández, además de rechazar nuevamente las crítica al acuerdo con el FMI.

En la previa del comienzo de las audiencias públicas por los aumentos de luz y gas, Guzmán dijo que los subsidios energéticos «no ayudan al funcionamiento de la economía» y «favorecen a los ricos». Insistió además en su defensa de la segmentación que también se debatirá en las audiencias.

En ese sentido, el funcionario mandó una crítica contra Cristina y su última gestión. «Uno se pregunta: ¿en qué país del mundo ha funcionado para encausar un sendero de desarrollo con inclusión social tener subsidios energéticos de tres o cuatro puntos del producto?», lanzó.

«¿En qué país del mundo funciona que haya déficits persistentes financiados por una moneda que la gente por la inflación deja de querer? No hay ninguna articulación teórica que diga eso va a funcionar», insistió Guzmán en una entrevista en radio Urbana Play.

 

El ministro también fue consultado sobre la política económica de Cristina y si bien destacó varios logros de su segunda mandato, dijo que «también hubo problemas de consistencia macroeconómica», entre las que mencionó la pérdida de reservas y calificó como «insostenible» la dinámica externa. «Para que todos esos logros se puedan mantener el tiempo tiene que haber consistencia macroeconómica», agregó.

Por otro lado, el ministro volvió a rechazar las críticas del kirchnerismo al acuerdo con el Fondo. «Sin un acuerdo con el FMI va a haber menos dólares, no más dólares, y cuando hay menos dólares hay ajuste. El no acuerdo era ajuste. Había que lograr un acuerdo de no ajuste y eso fue lo que logramos», señaló.

Guzmán también se refirió indirectamente a los dichos de Cristina sobre el bimonetarismo, que definió como «el principal problema de la Argentina».

«Cuando hablamos de bimonetarismo quiere decir que la gente demanda menos la moneda propia. Cuando un país lleva mucho tiempo con inflación de dos dígitos tiende a generar una desconfianza en la moneda», analizó el ministro. «No es consistente pensar que el Estado puede vivir de pedir prestado o de una moneda que la gente quiere menos. Si decimos que hay bimonetarismo hay que ser cuidadoso con la emisión y con lo fiscal», respondió.

Por admin