La petrolera estatal aumentó hasta 3 por ciento el valor de las naftas y el gasoil. Esso y Shell también aplicaron algunas subas. En abril, Moreno fijó precios máximos, pero casi todas las empresas tienen márgenes para seguir subiendo los valores.

El precio de las naftas y el gasoil volvió a subir en los últimos días en las principales estaciones de servicios del país, según informó hoy el diario La Nación. En la zona metropolitana, las subas (llamadas «ajustes técnicos» o «reacomodamientos» por los empresarios) fueron de entre 2 y 3% y se aplicaron cuidadosamente para no traspasar los precios máximos fijados por Guillermo Moreno a comienzos de abril.

YPF, el termómetro del mercado con más del 55% de la venta, marcó el rumbo. La semana pasada decidió subas de hasta 2,26% en el gasoil, que llegó así hasta $ 6,493 el litro en la Capital. Mientras que la súper, en algunas pizarras porteñas, superó la barrera de los 7 pesos por litro.

Según reveló el citado diario, en la estación de Avenida de los Incas y Ávalos, por ejemplo, cuesta 7,129 pesos, casi 3% más que pocos días atrás. Ese número se repite en otras bocas de expendio y le permitió a YPF alcanzar el nivel de precios en ese producto que muestra Esso (Axion, la empresa de la china Cnooc y la familia Bulgheroni) en las estaciones de servicio porteñas.

La compañía nacionalizada no aplicó aumentos sensibles en los productos premium, tanto la nafta como el gasoil.

Los representantes de las principales cámaras que reúnen a los pequeños y medianos empresarios propietarios de estaciones de servicio confirmaron los incrementos de precios. Rosario Sica, presidenta de Fecra, la federación que reúne a bocas de expendio de la Capital Federal, Buenos Aires y otras provincias, sostuvo que hubo incrementos en estaciones de YPF, Esso y Shell, aunque desconocía remarcaciones aún en establecimientos con la bandera de Petrobras.

Por su parte, Oscar Díaz, de Cecha, la confederación que representa a estaciones de todo el país, explicó que «hubo aumentos de aproximadamente 20 centavos en los precios en los últimos días».

Esso, por ejemplo, no modificó en las últimas semanas los precios en sus estaciones propias de la ciudad de Buenos Aires ni en Córdoba. Pero aplicó aumentos en el Gran Buenos Aires y en el interior de la provincia, en distritos como Bahía Blanca, Azul y Tres Arroyos. También en Rosario, donde la suba acumulada de precios desde abril está apenas por debajo del 10 por ciento.

Por la dinámica del mercado de combustibles, más tarde o más temprano las petroleras deben seguir los pasos que dieron sus competidoras. Eso se debe a que si hay una brecha muy grande de precios entre las marcas el automovilista suele recurrir a la que tiene los valores más bajos, por lo que las estaciones de servicio de esa bandera se quedan sin combustibles antes de que la empresa pueda reponerlos.

La suba de precios ocurre en un mercado enrarecido por la resolución 35, que dictó Guillermo Moreno el 9 de abril. Allí ordenó fijar por seis meses precios máximos para la venta de combustibles en todo el país -lo dividió en seis regiones- iguales a los valores de venta en surtidor vigentes hasta ese día.

Lejos de moderar los incrementos, la medida provocó una catarata de aumentos por parte de YPF, Esso, Shell, Petrobras y Oil, las principales compañías del mercado.

De acuerdo con los valores más altos que mostraron las estaciones de la compañía estatal, el incremento acumulado desde la resolución de Moreno es de un 12% para la nafta súper y de un 11% en el caso del gasoil.

Pese a los últimos aumentos, hay un margen amplio para que los precios de los combustibles puedan seguir subiendo en la Argentina.

Según el sondeo para estipular los precios máximos vigentes por región que hicieron las petroleras luego de la resolución de Moreno -la misma norma las obligaba-, el precio máximo de la súper en la zona seis, que incluye la ciudad de Buenos Aires y la provincia- era de $ 7,999 el litro.

De manera que la compañía líder del mercado tiene margen para retocar otro 12% sus valores en ese producto sin contradecir en una sola línea el límite máximo de precios que fijó Moreno.

www.lapoliticaonline.com