El ataque de la coalición liderada por EEUU obligó al Estado Islámico a replegarse hacia los márgenes de la ciudad kurdo-siria, que estaba a punto de caer bajo su dominio tras una ofensiva de tres semanas que dejó cientos de muertos.

La norteña ciudad kurda, fronteriza con Turquía, ha concitado enorme atención internacional desde que el avance de los islamistas obligó a casi 200.000 personas a abandonar sus casas y refugiarse en suelo turco, en medio de temores a que los yihadistas masacren a sus habitantes.

Turquía, que ha generado un gran descontento entre su propia y minoritaria comunidad kurda por su rechazo a intervenir en los combates, dijo ayer que los yihadistas estaban «a punto» de tomar Kobani, mientras que la ONU llamó a la comunidad internacional a actuar «ya» para evitar su caída.

La organización Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, que tiene su sede en Londres y una red de informantes en Siria, dijo hoy que aviones al parecer estadounidenses volvieron a atacar zonas del este y sur de Kobani donde estaban agrupados los yihadistas.

El Observatorio agregó que al menos 45 combatientes del EI murieron en los últimos dos días por bombardeos de la coalición encabezada por Estados Unidos, de la cual también participan varios países árabes de Medio Oriente, informó la agencia de noticias EFE.

Un comandante kurdo, Idris Nassan, dijo hoy que la intensificación de los ataques aéreos forzó a los yihadistas a replegarse de numerosas posiciones, y en algunos casos los obligó a retirarse a las afueras del enclave kurdo, informó la agencia de noticias Europa Press.

El Observatorio dijo que el EI y las Milicias de Protección del Pueblo Kurdo continuaron librando hoy enfrentamientos en el barrio oriental de Kani Arabane y en la zona sur de la ciudad.

EI irrumpió el lunes en Kobani por el este y sur de la ciudad luego de un asedio de tres semanas.

Las milicias kurdas están superadas en número y armamento por los yihadistas, que cuentan con tanques, armas pesadas y vehículos militares capturados al Ejército del vecino Irak.

El grupo islamista, una escisión de la red Al Qaeda, controla extensos territorios en Siria e Irak en los que ha proclamado un califato islámico y ha impuesto una versión severísima de la ley islámica.

La ONU lo ha acusado de crímenes de guerra y contra la humanidad, incluyendo decapitaciones y crucifixiones de cristianos y miembros de otras minorías religiosas.

Alarmado por el avance del EI, Estados Unidos formó una coalición internacional para atacarlo desde el aire, comenzando con bombardeos en Irak en agosto pasado y en Siria desde el 23 de septiembre.

Ayer, miles de kurdos se manifestaron violentamente en varias ciudades turcas en rechazo a la actitud pasiva del gobierno de Turquía frente al avance del EI en Kobani.

Al menos 12 personas murieron en dichas protestas en las que hubo choques tanto con las fuerzas de seguridad como así también con militantes islamistas, informó la agencia de noticias turca Anatolia.

Además, en Bruselas, un grupo de más de un centenar de kurdos rompieron una puerta de vidrio e irrumpieron a la fuerza en la sede del Parlamento Europeo para protestar por la pasividad que a su juicio tiene la Unión Europea (UE) ante los ataques del EI.

Un grupo de eurodiputados, entre los que se encontraba el presidente de la Eurocámara, Martin Schulz, recibió a algunos de los
participantes en la protesta que, tras este gesto, abandonaron el lugar voluntariamente.

www.urgente24.com