Los marineros del buque argentino que se encuentra detenido en Ghana, llegarán el miércoles por la noche al país. En tanto, Cristina Fernández señaló que “mientras yo sea Presidenta se podrán quedar con una Fragata pero no con la dignidad de los argentinos». El anuncio del regreso de los marinos lo realizó este lunes la Cancillería mediante un comunicado. Según se indicó, llegarán a través de un vuelo de 281 integrantes y permanecerán en Ghana 44 tripulantes, además del capitán.

Se precisó que llegarán el miércoles a las 20 en un vuelo de Air France y que todos los gastos de traslado serán incluidos en la demanda que se presentará ante los organismos internacionales.

Antes de partir, durante la madrugada del martes se realizará una emotiva ceremonia para despedir a la tripulación.

La dotación que permanecerá en la Fragata será para garantizar «la manutención» de la embarcación «durante su ilegal detención» que ya lleva 20 días, según denunciaron, por pedido de un «fondo buitre» que reclama por el pago de bonos defaulteados.

Además se precisó que todos los extranjeros que participaban del viaje de instrucción serán evacuados en la misma operación, y que llegarán «en un vuelo de la compañía Air France contratado especialmente para completar la evacuación».

El regreso en un avión comercial de un tercer país se habría decidido por el temor de que una aeronave de bandera nacional también pudiera ser retenido, por similar acción judicial de los bonistas.

«El gobierno argentino se ha visto obligado a tomar esta decisión ya que el fallo de la justicia ghanesa, aparte de ser violatorio del derecho internacional, pone en riesgo la integridad de la tripulación, al negarle el aprovisionamiento necesario para un buque en puerto», se fundamentó.

Pero se advirtió que «todos los gastos incurridos, así como todos los perjuicios aparejados por la ilegal detención de la Fragata Libertad, serán parte de la demanda que presentará la República Argentina ante los organismos internacionales».
Por su parte, la jefa de estado se refirió al conflicto durante una cadena nacional. «Mientras yo sea Presidenta, se podrán quedar con la Fragata, pero con la libertad, la dignidad y la soberanía de este país, no se va a quedar ningún fondo buitre ni nadie», enfatizó Cristina Fernández.

En tanto, el canciller Héctor Timerman calificó a los fondos buitres de ser «los piratas del siglo XXI» y anticipó que la Argentina va «a exigir» al G-20 que impida «que puedan avasallar la soberanía de un país», en alusión a la retención de La Fragata Libertad en Ghana.
«Yo les puedo asegurar que la fragata Libertad va a ser liberada, tarde lo que tarde, pero la Argentina no va a negociar con los fondos buitres», declaró el canciller argentino en una conferencia de prensa en Nueva York.

En diálogo con la prensa al término del encuentro con el Secretario General de la ONU, Ban Ki moon, Timerman recordó que «la Fragata había sido invitada a visitar Ghana» y en el gobierno de ese país «estaban felices de que el barco esté ahí».
No obstante dejó en claro que «la decisión de la Argentina es no negociar con los fondos buitre ni ahora ni nunca» porque «son los piratas del siglo XXI» y «vamos a exigir en el G-20, grupo que integramos, que impidan que puedan avasallar la soberanía de un país».

Tras señalar que los barcos «son como una embajada» y «no pueden ser embargados, es ilegal», el canciller recordó que «han intentado en Estados Unidos embargarnos un satélite y fueron rechazados por la justicia norteamericana».

«El embargo de un buque de guerra que está amparado por las inmunidades del tratado del derecho del mar implica un grave riesgo para todas las naves militares que están navegando hoy en día por los océanos del mundo», enfatizó el funcionario nacional.

Fuente: Ciudad1

Deja una respuesta