La misión encabezada por la ministra Carla Vizzotti a México para intentar que el gobierno de López Obrador le ceda parte de su porcentaje de vacunas del fallido proyecto de AstraZeneca, no consiguió su objetivo.

 

Las negociaciones reveladas en exclusivo por LPO, no alcanzaron buen puerto como dejó en claro el canciller mexicano Marcelo Ebrard en una conferencia de prensa a la que asistieron Vizzotti y Cecilia Nicolini, previa al contacto virtual entre los presidentes López Obrador y Alberto Fernández. Ambas funcionarias vinieron a México con el objetivo de conseguir más dosis de las previstas y acelerar la entrega.

 

 

Ebrard recordó con cierto fastidio lo complicado que fue el proyecto entre AstraZeneca y el laboratorio argentino de Hugo Sigman y el mexicano Liomont. «Luego de un largo, complejo y azaroso proceso, este fin de semana, por fin podamos decir que tenemos las vacunas», afirmó el canciller mexicano.

 

«Argentina va a recibir 800.000 dosis y México otras 800.000, mitad y mitad, porque así se acordó en agosto del 2020», enfatizó Ebrard, mirando a Vizzotti que lo escuchaba sentada en un costado junto a Nicolini.

Ebrard recordó con cierto fastidio lo complicado que fue el proyecto entre AstraZeneca y el laboratorio argentino de Hugo Sigman y el mexicano Liomont. «Luego de un largo, complejo y azaroso proceso, este fin de semana, por fin podamos decir que tenemos las vacunas», afirmó el canciller mexicano.

 

Ebrard hizo previamente un repaso de las dosis que recibió México y las que tiene en marcha que explican el pedido de Vizzotti. A diferencia del gobierno de Alberto Fernández, la administración de López Obrador sí pudo cerrar contratos con Pfizer y de hecho es su principal proveedor con más de medio millón de dosis diarias y un acumulado que supera las 13 millones de dosis recibidas de ese laboratorio.

 

 

La ministra, como reveló LPO, intentó que México cediera parte de los primeros lotes que liberará AstraZeneca, dado que tiene contratos con más laboratorios y esta en un piso de casos, contra la Argentina que atraviesa la fase más aguda de la segunda ola, que la ubica en el tercer lugar mundial de casos y con una altísima tasa de fallecimientos. La propuesta de la ministra era que México cediera esa parte y luego cuando los envíos estén normalizados y en un nivel más alto, recupere lo entregado. Pero al menos en este primer tramo no tuvo éxito.

Como sea, las dosis de AstraZeneca según el calendario anunciado por el canciller mexicano recién estarían saliendo para la Argentina el próximo sábado, es decir una semana más tarde del último anuncio oficial. Ebrard agregó que en la tercer semana de junio la liberación de dosis alcanzaría un promedio de casi tres millones y medio de vacunas por semana, la mitad para la Argentina. Pero como el propio canciller reconoció esto no está confirmado y depende de la autorización de Astra Zeneca que por motivos no explicados libera a cuentagotas las dosis fabricadas en la Argentina.

Por admin