La desmentida de Pfizer, la querella del presidente Alberto Fernández y la presión del círculo rojo y de algunos sectores de Juntos por el Cambio para que baje los decibeles no lograron amilanar a Patricia Bullrich. Va a la pelea y asegura que tiene las pruebas. Optimismo por la presencia de Dalbon.

Por admin