Por la ya crónica falta de monedas -que les impide entregar el vuelto a los usuarios- los boletoros del ferrocarril Sarmiento cerraron ayer las ventanillas gran parte de la jornada, y en una forma de protesta adicional, el personal de control levantó los molinetes. Resultado: los pasajeros viajaron gratis.

Como alternativa para resolver el problema -que viene creando problemas en varias líneas de trenes hace más de dos semanasa- la Secretaría de Transporte estudia un proyecto presentado por las empresas: redondear las tarifas y así evitar la necesidad de cambio chico. Ese “redondeo” implica subas de hasta el 25%, por ejemplo, en el boleto más corto de la Línea Mitre, y una rebaja del 9% en un viaje similar en el Sarmiento.

“Las boleterías cierran hace por lo menos un mes”, informó ayer Mónica Acevedo, delegada de la línea Sarmiento. La escasez de monedas comprende sobre todo a las de cinco y diez centavos. A esos boleteros la empresa ya les descontó del sueldo los días no trabajados. “Son los únicos que cierran y abandonan su lugar de trabajo. En el resto, todas siguen abiertas por la modalidad de pago exacto”, argumentó Gustavo Gago, vocero de TBA. Para paliar el problema de la escasez, TBA compra monedas a las empresas de colectivos.

Los usuarios también pueden sacar el boleto electrónico a través de las máquinas de autoventa, donde son habituales las largas filas de pasajeros.

En las líneas Roca y Mitre, ya desde mediados de diciembre, a quienes no tienen el cambio justo para pagar la tarifa exacta se les permite viajar gratis.

Fuente: La Razón

Por Leo

Deja una respuesta