USA decidió elevar su nivel de prioridad a la amenaza de los narcos en la frontera con México, según declaró el director nacional de Inteligencia de ese país, James Clapper. Entretanto, un informe de una importante consultora de seguridad afirma que los argumentos mexicanos acerca de la responsabilidad de USA en la venta de la mayoría de las armas de los narcos es un «mito».
CIUDAD DE BUENOS AIRES (Urgente24) – El gobierno de USA elevó al máximo rango de prioridad la amenaza del narcotráfico en México, ante el riesgo de un contagio a lo largo de su propia frontera, dijo ayer el director de Inteligencia de USA (DNI), James Clapper, en una audiencia del comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes.

A pregunta expresa del congresista demócrata por California, Mike Thompson, el máximo responsable de todas las agencias de seguridad estadounidenses confirmó que la administración Obama había decidido elevar al máximo rango de prioridad la amenaza de los cárteles de la droga.

“Este es ciertamente un gran problema y hemos decidido elevarlo recientemente a la categoría número uno en el marco de nuestras prioridades, que es la máxima, y estamos trabajando con las autoridades mexicanas en este sentido”, afirmó Clapper.

Dijo que aunque México ha dado importantes golpes a los cárteles, “sus capacidades militares y policiales son inadecuadas para romper (combatir) a las organizaciones del tráfico de drogas y contener la violencia criminal”.

Protocolos públicos y directivas de la DNI indican que la categoría uno en las prioridades de inteligencia de USA se decide tras un meticuloso proceso de análisis semestral, que pasa por escritorio del Consejo de Seguridad Nacional y es aprobado por el presidente para hacer frente a las amenazas de terrorismo, narcotráfico, ciberataques o espionaje de otras potencias.

¿El mito de las armas?

La consultora internacional en seguridad Stratfor puso en tela de juicio la aseveración de que 90% de las armas que usa el crimen organizado en México proviene de USA.

En un informe llamado «La Proveeduría de las armas en México y el mito del 90%», realizado por el especialista Scott Stewart, la consultora concluye que el gobierno mexicano intenta desviar su responsabilidad de la guerra contra los cárteles, culpando a USA de ser el mayor proveedor de armas al narcotráfico.

“Estas armas provienen de las propias Fuerzas Armadas y policiacas mexicanas o las que se venden a través de la Secretaría de Defensa y la División de Municiones», sostiene el informe.

“Es común escuchar que 90% de las armas usadas por los cárteles de drogas en México provienen de USA, pero es más una retórica política que un hecho imperial”, considera el análisis.

El analista habla de la constante acusación de México ante el tráfico de armas desde USA, pero afirma que esta afirmación es un mito.

“De las armas identificadas en 2008 por el Buró de Alcohol, Tabaco, Armas y Explosivos (ATF, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, menos de 12% de ellas provenían de ese país”, señala.

Según el estudio, de las 30 mil armas que se incautaron en 2008 por el gobierno mexicano después de ataques contra los narcotraficantes, solamente siete mil 200 fueron sometidas al ATF para ser investigadas y de esas, sólo cuatro mil fueron identificadas y tres mil 480 tienen como procedencia EU, lo que representa menos de 12% de todas las armas.

“Son 87% de las cuatro mil armas investigadas que fueron identificadas de USA, pero representan menos del 12% de todaslas armas incautadas”, explica el documento.

“Esto quiere decir que más de 90% de las armas incautadas en México en 2008 no provienen de USA”, agrega.

Las demás 22 mil 800 armas incautadas no han sido presentadas a la ATF ni fueron investigadas por diferentes razones , dice el documento. “Además de factores como las barreras burocráticas y la negligencia, muchas de las armas incautadas por las autoridades mexicanas no tienen número de serie o fueron alterados o borrados”, indica Stewart.

Es importante entender, agrega el experto, que las autoridades mexicanas no se molestan en presentar algunos tipos de armas a la ATF para el rastreo, tales como explosivos militares provenientes de países terceros, como granadas de fragmentación provenientes de Corea del Sur, las cuales son comúnmente utilizadas en los ataques de los cárteles.

El informe agrega que la administración de Felipe Calderón mantiene en su discurso que la guerra contra los narcotraficantes no es el resultado de la corrupción en México o de las dinámicas económicas y sociales en el país, sino que la responsabilidad cae, en gran medida en el apetito de drogas de USA y por el tráfico de armas que proviene de la frontera norte, el cual provoca la violencia en el territorio mexicano.

Stewart hace la lista de las armas legales e ilegales en México. Entre las legales se encuentran las pistolas .357 y .38, las cuales son las más usadas por los narcotraficantes. También los rifles y pistolas de calibre .22. “Aunque los rifles de calibre .22 provienen también de USA, nada indica que 90 por ciento de las armas de esta categoría son de USA”, afirma Stewart.

Mientras tanto, las armas semiautomáticas 9 mm, .45 y .40 son autorizadas solamente por los militares y policías, pero ilegales para la venta a los civiles. En USA esas armas, además de los rifles AK-47 y M-16, entre otros, son legales y muy populares.

Estima que numerosas granadas provienen del arsenal militar de Guatemala y otros países centroamericanos y sudamericanos, debido a que se usaban durante muchas décadas para contrarrestar la insurgencia.

“China se ha vuelto en los últimos años en un proveedor de armas como granadas y rifles automáticos”, alega.

Stratfor sostiene que, aunque se ha documentado el contrabando de armas a través de la frontera entre México y USA, “no quiere decir que es la fuente de 90 por ciento de ese material usado por los carteles de la droga mexicanos, como se suele afirmar”.

Por Marta

Deja una respuesta