Tinelli alquiló un crucero privado para pasar sus vacaciones junto a Sol Calabró. Mientras, Carmen Barbieri se olvidó de Bal y oficializó su noviazgo.

El verano es la época en la que la prensa persigue a las celebridades nacionales hasta sus lugares de descanso. Desde las playas de Punta del Este, Miami o la Costa Atlántica, las estrellas mediáticas se alejan del tedio urbano con el fin de juntar fuerzas para el resto del año.

El “rey de la televisión” Marcelo Tinelli, quizás el hombre más buscado por los paparazzis, este año eligió el Caribe para terminar sus vacaciones.

El conductor alquiló un exclusivo y lujoso yate JO construido en Italia que tiene capacidad para doce personas y seis camarotes, cuatro de ellos con blanquería de las prestigiosas marcas Versace y Burberry, cuya habitación principal, ocupada por  Marcelo y su novia,   tiene todo el ancho de la embarcación y cuenta con una oficina, cuarto en suite y baño privado con jacuzzi
.
El lujoso barco, que se alquila en unos 250 mil euros la semana, está equipado para que en alta mar no falte nada. De esta manera, Tinelli partió el 7 de febrero hacia este nuevo paraíso, donde celebró su primer San Valentín junto a su nuevo romance.

La revancha de Carmen Barbieri

Un poco más cerca, la capocómica Carmen Barbieri también disfruta de su descanso y, al igual que Marcelo Tinelli, acompañada de un nuevo amor.

La actriz aparece esta semana como tapa de una reconocida revista nacional donde oficializa su relación con Gustavo Carestía, 18 años menor que ella.

La  pareja fue retratada en Miramar, un destino menos lujoso que el de Tinelli, donde se los vio paseando en cuatriciclo:  “Pensaba que Santiago era mi último hombre, ahora no estoy tan segura”, anunció Barbieri.

Diariohoy.net

Deja una respuesta