El proyecto venezolano para la fabricación de aviones no tripulados o drones está en manos de Ramin Keshavarz, un ingeniero iraní vinculado al plan nuclear del gobierno de Mahmud Ahmadinejad. El líder persa visitará Caracas en los próximos días, después de la cumbre de Río+20

Crédito foto: AP

El diario estadounidenses El Nuevo Herald asegura tener pruebas del poder de Ramin Keshavarz al frente del proyecto M2, para la construcción de drones venezolanos.

De hecho, el programa «M» lleva ese nombre en referencia al modelo de avión no tripulado Mohajer iraní.

Este ingeniero persa trabajó en una de las compañías de defensa iraní que fueron sancionadas internacionalmente por su presunta relación con el programa de misiles.

«El trabajó antes en el programa de misiles de Irán. Fue el designado por AIO (Aeronautic Industry Organization) para que fuera a Venezuela a gerenciar el proyecto de la construcción de las instalaciones», dijo una de las fuentes consultadas por el periódico de Miami.

El AIO es una unidad del DIO (Defense Industry Organization), compañía que a su vez es propiedad del Ministerio de Defensa de Irán y que es la responsable del programa misilístico de Irán.

El Nuevo Herald difundió conocer la existencia de una carta dirigida a Keshavarz, como gerente del proyecto, y a Abbas Fallah, director comercial de la Organización de Industrias Aeronáuticas de las Fuerzas Armadas (AIOAF), en la que un subcontratista venezolano solicitaba un incremento en el pago que tenía que recibir debido a un aumento en los precios de los materiales de construcción.

Según documentaron desde el Gobierno de los Estados Unidos, existirían seis modelos diferentes de aviones no tripulados: Arpía, Arpía 2, Aguaitabo, Justiciero, Vengador y Venezolano.

Hugo Chávez no oculta la colaboración iraní, ni la fabricación de los aviones. «Somos un país libre e independiente. Aquí mandamos los venezolanos. No manda el imperio yanqui ni los pelele (opositores)», aseguraba días atrás.

Fuente: Infobae

Deja una respuesta