Según sus vecinos el hombre es un experto tirador. Ocurrió ayer cerca de las 17. El asaltante entró al negocio y, tras amenazarlo, lo golpeó en la cabeza y luego lo obligó a entrar a su vivienda. El comerciante le habría disparado cuando escapaba.

El intento de asalto a un local de venta de cerámicos y sanitarios en el barrio de Flores terminó ayer por la tarde de la manera más violenta cuando el dueño del local –según versiones, luego de ser agredido a culatazos por el asaltante– sacó un arma de su propiedad y mató al ladrón a balazos.

Ocurrió cerca de las 17 en el comercio “Ceramical”, ubicado sobre la Avenida Gaona 2581, a unas cuadras del Policlínico Bancario y a apenas 150 metros de la comisaría 50a.

Por la noche los peritos de la Policía Científica de la Federal trabajaban en el lugar levantando rastros para reconstruir lo ocurrido, más allá de la declaración que en las próximas horas haga ante la Justicia el comerciante.
Al cierre de esta edición, los peritos se retiraron del comercio luego de secuestrar dos armas de fuego (al menos una de ellas, de calibre 44, sería del comerciante) y un cuchillo dentado que estaba en el lugar.
El asaltante –de unos 25 años–cayó muerto dentro del local y según fuentes consultadas por Clarín habría recibido entre dos y cuatro tiros.

El dueño del lugar –identificado como Leoncio Lagunas Labarca de 53 años– sufrió algunos golpes y luego de ser atendido por un equipo médico del SAME, fue trasladado al Hospital Alvarez, que está en esa zona. Según fuentes policiales, el hombre permanece en calidad de demorado hasta tanto se aclare su situación.

Por lo que comentaban anoche las fuentes del caso, el ladrón entró solo a la casa de venta de sanitarios. El dueño, según aseguraron los vecinos a Clarín, el año pasado ya se había resistido a los tiros a otro asalto.
“El sabe disparar, tiene armas registradas legalmente. El año pasado cuando quisieron robarlo corrió a los chorros por la avenida, a los tiros”, comentó anoche a Clarín una vecina que pidió no ser identificada. Otros vecinos confirmaron que el comerciante es un experto tirador, que suele participar en campeonatos de la especialidad.

La familia de Lagunas Labarca vive en el barrio desde hace décadas. Allí, siempre de acuerdo al relato que hicieron los vecinos que hablaron con Clarín, comenzaron con un corralón de materiales (que aún hoy sigue funcionando) para luego pasar a la venta de sanitarios, comercio que fundaron en 1987. De hecho el comerciante –casado y con tres hijos– tiene su casa en la parte superior del local. Testigos del intento de robo contaron a la Policía que luego de entrar al comercio el asaltante obligó al dueño a ir con él hasta su casa, arriba del local. “Fue cuando el ladrón se estaba escapando que el hombre tomó su arma y le disparó”, conjeturaron.
“Cuando lo asaltaron el año pasado se defendió a los tiros y uno de los balazos termino destrozándole la vidriera del local”, comentó un vecino. que agregó que desde entonces Lagunas Labarca mantenía la puerta del local cerrada con llave en forma permanente. Por eso en el frente del local había colocado un cartel con la frase “toque el timbre”.

Estas precauciones, sin embargo, no evitaron que ayer tuviera que volver a enfrentarse cara a cara con un ladrón.

Como suele ocurrir en estos casos –conocidos popularmente como de “justicia por mano propia”– el comerciante quedó demorado a la espera de que se determine si actuó en legítima defensa o no. Para saberlo serán un elemento clave las pericias que se realizaron en el local.

Antecedentes

El 7 de enero de este año el dueño de una farmacia de la ciudad de Córdoba mató de un balazo a un ladrón que había entrado a su comercio. El hombre corrió al asaltante -que se había llevado 200 pesos de la recaudación-y escapaba junto a un cómplice en un ciclomotor.

Apenas unos días después, el 17 de enero, otro ladrón terminó muerto (de un disparo en la cabeza) luego de entrar a robar, haciéndose pasar por cliente, en una joyería de la localidad bonaerense de Hurlingham.

Fuente: Clarín

Por Leo

Deja una respuesta