El juicio por el homicidio de Mariano Ferreyra comenzará el 6 de agosto, sin embargo, por estos días el Tribunal a cargo de la causa deberá resolver cuestiones claves para el inicio del proceso judicial.

Según fuentes judiciales, esta semana será fundamental para determinar si el juicio por el asesinato del joven militante del Partido Obrero (PO), Mariano Ferreyra, comienza en la fecha pactada.

Sucede que en los Tribunales Federales de Retiro se evalúa un pedido de nulidad de todo el proceso y espera las conclusiones de una pericia balística, mientras que una solicitud de juicio político amenaza con posponer el debate oral.

Quién planteó la nulidad de la elevación a juicio fue el abogado del imputado Armando Uño, Oscar Igounet.

Igounet sostuvo que no le permitieron ofrecer pruebas para el proceso y, en virtud de ello, pidió que sean declarados inválidos los actos posteriores, como el de haber fijado el comienzo del debate oral para el 6 de agosto.

“No se nos permitió acceder al expediente adjuntado», aseguró el abogado.

Se prevé que el planteo presentado por Igounet obtenga una respuesta definitiva esta semana.

En tanto, el pasado 18 de julio -en plena feria judicial- se realizó la pericia de una bala que le extrajeron a Nelson Aguirre, uno de los heridos en el ataque de octubre de 2010 en el que murió Ferreyra.

Aguirre recibió dos disparos, uno de calibre 38 y este otro proyectil, que recién fue extraído varios meses después.

Del estudio, cuyo resultado está previsto sea entregado a mitad de esta semana al Tribunal Federal de Retiro, participaron peritos de Gendarmería y Policía Federal, de algunas de las defensas y de los querellantes, entre ellos el CELS.

Además, otro de los temas que restan es la develación si será realmente el 6 de agosto la fecha de inicio del juicio, ya que días atrás, el Tribunal Oral Criminal N° 12 (TOC12) rechazó una recusación del abogado Igounet hacia los jueces del 21, y al no haber habilitado la feria judicial, esa medida tiene plazo para ser apelada ante la Cámara de Casación Penal hasta el mismo día del comienzo del debate.

Las fuentes estiman que si la apelación es concedida en términos normales podría suspenderse el inicio del debate, no así si es rechazada y va a Casación mediante lo que se llama un «recurso de queja», el cual no tendría efecto suspensivo.

En los últimos días, el Tribunal ya empezó a articular y hacer los preparativos del proceso, que tendrá una duración de varios meses y con una gran cantidad de defensas al tratarse de 17 acusados, entre ellos el sindicalista José Pedraza y siete policías a los que se atribuye el haber liberado la zona de Barracas en la que fue asesinado Mariano Ferreyra.

Se estima que las audiencias serán a razón de tres por semana y de una duración promedio de seis horas, puesto que está diagramado que hasta fin de año sólo se escuche a la totalidad de los testigos, y recién el año próximo se anuncie el veredicto.

Fuente: Ciudad1

Deja una respuesta