El mediador enviado especial de la ONU y la Liga Arabe para Siria, Kofi Annan, acusó hoy al gobierno sirio de «violar los compromisos asumidos en las negociaciones de paz, luego de la matanza de al menos 200 personas en la localidad de Tremseh.

«Se usó armamento pesado y eso supone una violación de los compromisos del Gobierno sirio», expresó Annan, según informa la agencia de noticias Europa Press.

Asimismo, advirtió en un comunicado de que la misión de la ONU (UNSMIS) está dispuesta a comprobar sobre el terreno lo sucedido en Tremseh «cuando las circunstancia lo permitan», por lo que reclamó que se respete la libertad de movimiento de los observadores.

La masacre de Tremseh, en la provincia de Hama es, por su magnitud, la peor de las perpetradas contra civiles desde el inicio de las protestas contra el gobierno de Bashar al Assad, en marzo del año pasado.

Esta madrugada, Abu Omar, comandante local del opositor Ejército Libre Sirio, denunció que las tropas gubernamentales perpetraron una masacre que dejó «más de 220 personas muertas y unas 300 heridas».

Según dio a conocer poco después la Comisión General para la Revolución Siria, el Ejército primero sitió el pueblo de Tremseh y luego comenzó a disparar. Posteriormente llegaron milicianos del régimen desde localidades circundantes para matar a los habitantes en sus casas, sostuvo.

Basma Kadhami, uno de los líderes del Consejo Nacional Sirio, aseguró que no es suficiente alegar que el Consejo de Seguridad de la ONU no puede actuar debido al rechazo de Rusia y pidió que «los países que tengan seriamente la intención de proteger al pueblo sirio se reúnan y actúen, si es necesario incluso fuera» del marco de ese organismo de la ONU.

Moscú y Beijing, aliados de Al Assad, bloquean desde hace meses todo intento del Consejo de Seguridad de la ONU de sancionar al régimen sirio. Anoche, los países miembros se reunieron en Nueva York y tampoco pudieron ponerse de acuerdo, por lo que continuarán debatiendo en las próximas horas.

La opción de una intervención militar en el país ha sido hasta ahora descartada por todos los actores internacionales.

Frente a esta escalada de denuncias, la televisión siria informó que la masacre fue perpetrada por «grupos terroristas» y que también tres miembros del Ejército murieron durante los combates.

Paralelamente, opositores denunciaron que tropas del gobierno abrieron fuego hoy contra los manifestantes que protestaban en Damasco por la masacre de Tre y que el menos dos personas murieron y otras diez resultaron heridas.

«Tropas gubernamentales y milicianos armados dispararon contra una manifestación cerca de Kfar Soussa, en Damasco», explicó el activista Haytham al Abdullah, según informa la agencia de noticias DPA.

Frente a esta convulsionada realidad, Annan afirmó que ahora es «más importante que nunca» que los Gobiernos que tengan alguna influencia en Siria «la ejerzan de forma más efectiva» para garantizar el fin de la violencia.

Télam

Deja una respuesta