Las consecuencias del ataque del ISIS en París.El fallecido fiscal advirtió en enero que el pacto con Irán «perturbó» la cooperación con la CIA y el Mossad. Además, de la desarticulación de sectores de la Justicia, la ex SIDE y las fuerzas policiales por cuestiones de política interna.

En su denuncia por encubrimiento contra la Presidenta Cristina Kirchner, el canciller Héctor Timerman, el diputado «cuervo» Larroque, el piquetero ultra K Luis D’Elía y el jefe de Quebracho, Fernando Esteche, entre otros, Nisman advirtió sobre las consecuencias internacionales que el pacto con Irán tuvo sobre la Argentina. El memorándum de entendimiento del 2013 –dijo- produjo una «severa perturbación» de la cooperación con los servicios de inteligencia occidentales y «terceros países han cesado» su envío de información, en alusión a la CIA y el Mossad (el servicio de inteligencia israelí), y los servicios de inteligencia de Francia y Alemania, entre otros, así como sus respectivas justicias. En otras palabras, con poco cooperación de inteligencia internacional, la Argentina «está cerca de la ceguera» en el escenario internacional.  El pacto fue, sin dudas, un giro de 180 grados en la política exterior argentina incluso la de Néstor Kirchner -quien rechazó dos veces negociar con Irán-, tomado por Cristina sin el más mínimo consenso con la oposición. Hablar de Nisman es hablar del atentado terrorista contra la AMIA de 1994 que él investigaba y que fue el más grave de la historia argentina y que hoy sigue impune. Tanto Nisman, como el ex juez Juan José Galeano, se quejaron porque la investigación de la AMIA no fue tomada como una cuestión de Estado por los gobiernos de turno, sino un espacio para dirimir internas de la política, la ex SIDE y la Justicia, entre otras. Anoche en el debate de los candidatos presidenciales, Macri confirmó que pedirá al Congreso la derogación del pacto con Irán y Scioli no le respondió qué actitud tomará él en caso de ganar, pero se sabe que se comprometió con Cristina a seguir adelante con el acuerdo.

En Francia no se verá a la oposición peleándose con el presidente Hollande por cuestiones domésticas y tampoco modificando el equipo de investigadores con cada cambio de gobierno. Cuando Kirchner hizo nombrar a Nisman y a Stiuso como titular de la unidad fiscal AMIA y asesor de inteligencia, respectivamente, se disolvió el equipo del ex juez que conocía los nombres de los acusados, la compleja red del terrorismo internacional y hasta algo de farsí. También, por ejemplo, a diez meses de la muerte de Nisman, aún no se confirmó en la Justicia cuál era el rol del espía inorgánico Alan Bogado en la investigación de la AMIA. El gobierno lo desconoce pero Bogado afirma que fue nombrado informalmente por Stiuso para infiltrar al referente iraní en la Argentina, Yusuf Khalil, y dice que «se perdió» una página de Facebook en que se reclutaba argentinos para sumar, al menos, al islamismo shiita, el mismo método que usa el ISIS en Francia. No lo confirmó la Justicia, porque Cristina hizo archivar en tiempo récord la denuncia por encubrimiento de Nisman.

Ahora, tras la misteriosa muerte de Nisman el 18 de enero pasado, la procuradora general de la Nación nombró cuatro fiscales y un «coordinador» vinculados a Justicia Legítima y sin un mínimo concurso de antecedentes como querían la DAIA y la AMIA. El equipo de Nisman ahora se siente «asediado» y sin un direccionamiento claro, contaron a Clarín fuentes allegadas a la unidad. En línea con la hipótesis de Cristina Kirchner de que los autores intelectuales del atentado fueron los sirios y no los iraníes, uno de los nuevos fiscales dijo que iba a investigar por qué «Nisman no investigó la pista siria». Para colmo, el Gobierno ha puesto los mayores recursos de la ex SIDE para hacer espionaje interno y no para hacer inteligencia sobre los sectores islámicos radicalizados de la Triple Frontera y ahora llenó la Agencia Federal de Inteligencia (AFI, la ex SIDE) de militantes de La Cámpora y congeló a los espías profesionales. Si a esto se suma que el grueso de los efectivos de la Gendarmería fueron trasladados al Gran Buenos Aires por la ola de delitos comunes desguarneciendo las fronteras, entre otros factores, estamos frente a una situación de vulnerabilidad frente a un hipotético tercer atentado.

· Autor de «Nisman debe Morir»

Fuente: Clarin