Todo concluye al fin. El desenlace de la novela de Telefé Caín y Abel se produjo anoche, con una polémica detrás por su sorpresiva y rápida cancelación. ¿Los motivos? El bajo rating, producto de la dura competencia con ShowMatch.

El final de la novela protagonizada por Joaquín Furriel, Julieta Cardinali y Fabián Vena arrancó con el enfrentamiento entre los hermanos Vedia, Simón (Vena) y Agustín (Furriel), quien es golpeado fuertemente antes de que Simón se lleve consigo raptada a Valentina (Vanesa González) ¿Hacia dónde? Hacia el lugar donde la vio por primera vez: la empresa familiar. Agustín va tras ellos y, en medio de un incendio provocado por Simón, rescata a Valentina y le dispara a su hermano, quien contraataca hiriendo a Agustín en el pecho. Ambos terminan hospitalizados. Simón muere en manos de Gregorio (Luis Machín), secretario de su padre y por órdenes de éste; y Agustín fallece producto del disparo de su hermano.

Por su parte, el patriarca de la familia Vedia, Alfredo (Luis Brandoni), también muere, pero en prisión luego de provocarse un ataque cardíaco.

Por otro lado, Guillermo (Juan Gil Navarro) le confiesa a Leonora (Julieta Cardinali) su verdadero plan y su verdadera identidad, expiando de culpa a Agustín de la muerte de su hermano David. Será Guillermo quien la salve de morir asesinada por Alfredo (Federico D’Elia), quien finalmente termina encarcelado. Posteriormente, ella lleva flores a la tumba de todos los Vedia fallecidos y le declara, una vez más, su amor a Agustín.

En cuanto a los finales felices, Valentina emprende un viaje en carretera sola y en paz; Daniela (Mónica Sccaparone) y Santino comienzan una relación; y Pilar (Mercedes Oviedo) decide darle una oportunidad a Lucio, contra todos los pronósticos.

«La sociedad lleva el crimen de Caín: no ver al otro como a un hermano». Con estas palabras, Caín y Abel llegó a su fin.

Fuente: La Nación

Por Leo

Deja una respuesta