El accidente más grave en los últimos 33 años.

Los vehículos impactaron de frente en Puisseguin, en la región de Gironde, y se incendiaron. Los jubilados iban a una excursión por el día a Arzac, en los Pirineos Atlánticos.

En uno de los peores accidentes de ruta en Francia, un camión y un ómnibus cargado de jubilados chocaron esta mañana de frente y se incendiaron en Puisseguin, en la región de Gironde. Al menos hay 43 muertos, ocho pasajeros salvaron su vida y hay 4 heridos muy graves, incluido el chofer del ómnibus. Un nene de 3 años murió en el camión, al lado del conductor, y se presume que es su hijo.

Los dos vehículos se incrustaron a las siete y media de la mañana en la ruta departamental 123, cerca de Libourne. Se dirigían a Arzac, en los Pirineos Atlánticos, para una visita por el día. Los heridos más graves, quemados y con serios traumatismos craneanos, fueron trasladados a Bordeaux.

El presidente Francois Hollande , que estaba en visita de trabajo en Grecia, se dirige desde Atenas al lugar, donde ya está el primer ministro Manuel Valls y el ministro del interior, Bernard Cazeneuve. Tambien llegó Alain Juppe, el alcalde de Bordeaux, región de donde depende el pueblito.

“Francia está de duelo. Es una tragedia espantosa”, dijo Valls desde el lugar, al expresar su compasión y solidaridad con las familias y los amigos de las víctimas.

A seis horas de auto de París, la prensa está llegando en helicópteros al lugar. Las primeras imágenes de TF1 muestran al camión y al ómnibus completamente calcinados, en una ruta boscosa, que los pueblerinos coinciden que es extremadamente peligrosa. El área ha sido aislada y 200 gendarmes han sido movilizados en el terreno.

“Catástrofe no es una palabra demasiado fuerte para calificar este accidente. Nosotros debemos conocer las circunstancias del accidente”, dijo el jefe de Estado.
La mayoría de los pasajeros habían partido del pueblito de Petit Palais hacia Arzan para pasar el día. El camión al que se incrustaron transportaba madera generalmente, pero estaba vacío.

Según los sobrevivientes contaron a Valls, el camión se cruzó en la ruta después de un curva. El conductor del ómnibus trató de evitarlo pero no lo consiguió y el camión se incrustó en el ómnibus de frente. Ambos vehículos se prendieron fuego.

El accidente es el peor en 33 años en Francia, luego que en 1982 en Beaune, en la Costa de Oro, otro accidente en la ruta costara la vida de 53 personas, la mayoría chicos.

El ómnibus había partido hoy a las siete de la mañana para una excursión desde Petit Palais, que tiene solamente 643 habitantes para una excursión en Bearn, en la zona vasca francesa.

Según el presidente del club de caminatas del pueblo, Francois Decauze, “el viaje incluía visitar una fábrica de jamones y el tradicional desayuno en el lugar” en Gironde,una región con tradición de gourmets.

“Es terrible. Nosotros estamos descubriendo las informaciones en el camino. El teléfono no para de sonar. Con mi mujer estamos bajo shock. No sabemos que hacer porque son nuestros amigos o personas que conocíamos muy bien los que iban en el ómnibus”, dijo Francois Decauze, que había organizado esta salida de los jubilados del pueblo. Los automóviles de los jubilados están estacionados en el lugar de donde salió el ómnibus .En el pueblo eso les ha permitido saber quienes estaban en el bus pero no saben exactamente qué ha pasado aún con ellos .

El alcalde de Puisseguin, donde se produjo el accidente, se despertó con un gran ruido y vio una humareda a las 7 y media de la mañana. “Así me enteré que el accidente había sido en la ruta departamental 123, entre un ómnibus y un camión que transportaba madera pero estaba vacío de carga”, contó Xavier Sublett a I Tele, la primera televisión en el lugar.

Según Sublett, “manifiestamente es el camión quien perdió el control del vehículo. Se atravesó en la ruta. El ómnibus vio llegar el accidente. Intentó evitarlo pero el camión lo chocó. No pudo hacer otra cosa que activar el mecanismo de las puertas para permitir que algunos pudieran salir, que fue el caso”. El conductor del camión murió, el del ómnibus sobrevivió al igual que otras ocho personas.

Un residente próximo al lugar del drama dijo que “el accidente se produjo en una curva peligrosa, en una ruta sinuosa”, cubierta a ambos lados de árboles.

El pueblo de Petit Palais se despertó con el accidente cuando escucharon pasar camiones de bomberos a alta velocidad, con las sirenas en marcha. “Vimos el humo desde lejos pero pensamos que era un incendio en Puisseguin”, dijo Gilles Clion, que tiene un restaurante en Petit Palais.

Los políticos, desde el ex presidente Nicolás Sarlozy a la ministra de justicia Christiane Taubira o Segolene Royal, ministra de Ecología y Transportes, expresan su emoción y solidaridad con las familias.

Otra polémica ha surgido inmediatamente. Los ecologistas acusan al ministro de Economía , Emmanuel Macron, de haber liberalizado el mercado de ómnibus, en desmedro del ferrocarril. Noel Mamere, ecologista, denunció la “opción en materia de infraestructuras”.

“Para los que conocen el lugar, que es mi caso, el lugar donde tuvo lugar el accidente es una curva extremadamente peligrosa que es considerada con proclive a accidentes. Esto nos interroga sobre las opciones políticas en materia de infraestructuras” dijo.

Fuente: Clarin