El gremialista de La Fraternidad llegó al cargo en 2006 de la mano de Hugo Moyano y la buena relación que había por entonces con Néstor Kirchner. Sin embargo, poco se conoce sobre su trabajo. La mala relación con Juan Pablo Schiavi y los supuestos vínculos con el crimen de Mariano Ferreyra.

Prácticamente no se le conoce la voz y mucho menos se la oirá en estas horas luego del trágico accidente que arrojó como saldo 50 muertos y más de 700 heridos en la estación de trenes de Once. Desde su entorno aseguran que en realidad “nunca buscó protagonismo” y que respeta una suerte de verticalidad de poder. Lo cierto es que el subsecretario de Transporte Ferroviario, Antonio Luna, también quedó en la mira tras la catástrofe aunque no dio ningún tipo de explicación sobre el caso.

Luna, secretario de Políticas Ferroviarias del gremio de La Fraternidad que comanda Omar Maturano, llegó al cargo en julio de 2006, cuando Néstor Kirchner estaba en el poder y la relación con Hugo Moyano pasaba por un buen momento. Necesitado de la pata sindical, Kirchner abrió el espacio a la CGT. Además de Luna, fueron nombrados el subsecretario de Puertos y Vías Navegables, Ricardo Luján (del dragadista Juan Carlos Schmid) y Ricardo Cirielli en Política Aerocomercial. Los dos primeros siguen en sus cargos, Cirielli trastocó en un dirigente opositor.

Estos cargos y otros que todavía responden a Moyano estarían incluso desde antes de la tragedia de Once en la mira de Cristina Kirchner. «La presidenta está harta d elos sindicalistas de la Secretaría de Transporte, dice que así es imposible trabajar, que en vez de ejecutar programas le vienen con reclamos laborales», reveló a LPO un funcionario, en una de las tantas crisis cíclicas que sacuden al área. De hecho, semanas atrás circuló fuerte entre los gremios del transporte una versión: «En marzo Cristina los hecha a todos».

Como sea, públicamente poco y nada es lo que se conoce sobre el trabajo de Luna. Fuentes ligadas a la Secretaría aseguran que “nunca presentó” un plan o política en el área y que solamente se dedica al trabajo sindical. “El es un representante de los trabajadores ferroviarios, porqué va a dejar de trabajar con el Sindicato”, dicen en su entorno.

Luna se dedicó así a operar al interior del gobierno para mejorar la situación salarial de los maquinistas, pero poco se conoce de su interés por depslegar políticas ferroviarias que beneficien al conjunto d e la población, natural quehacer de su cargo.
data imagen

El presidente de TBA, Marcelo Calderón; Juan Pablo Schiavi y Antonio Luna.

Ampliar imagen »

Este sindicalista quedó salpicado por la muerte del militante del Partido Obrero Mariano Ferreyra. Según el PO, Luna fue parte del armado de la patota que terminó con la muerte del joven. Una de las escuchas telefónicas reveladas tiempo después, señalan a un tal “Antonio” –que podría ser Luna- hablando con otra persona llamada “Juan”, que podría haber sido Juan Carlos “Gallego” Fernández, secretario de Administración de Unión Ferroviaria.

Según la Agrupación “Causa Ferroviaria Mariano Ferreyra”, Luna y Fernández “decidían las contrataciones de las empresas tercerizadas en el Roca y los ingresos al ferrocarril”. Luna, a su vez, “es el encargado de arreglar con la Federal los «adicionales» en el ferrocarril, lo que podría conectarlo con el accionar policial del 20 de octubre”, señalan en esta agrupación.

Sobre el sugestivo silencio de Luna en estas horas, cuando su área sufrió una de la stragedias ferroviaras más grandes de la historia, fuentes de La Fraternidad aseguran que “no es que no hable ahora sino que nunca hizo declaraciones porque no es su forma de trabajar”.

“El que habla es el Secretario –por Juan Pablo Schiavi-, siempre fue así. Es más, muchos avances en el área se lograron gracias a la gestión de Luna”, agregaron las fuentes.

Lo que queda claro es que la relación con Schiavi es decididamente mala. “Luna es inmanejable”, dicen desde el círculo íntimo del Secretario. “Schiavi siempre buscó capitalizar el trabajo de Luna”, contestan desde el entorno del sindicalista.

Incluso, cuando Moyano todavía influía fuerte en el kirchnerismo se llegó a mencionar a Luna como uno de los posibles reempalzantes de Schiavi en la Secretaría de Transporte -el otro era el interventor de la CNRT, Eduardo Sícaro-. Las tensiones con la Casa Rosada hoy lo ubican más lejos que nunca de ese cargo.

La Política Online

Deja una respuesta