Mientras se define el futuro de Bailando por un sueño, el conductor presentará un nuevo ritmo. Una herramienta más para dar batalla al rating.

En la variedad está el buen gusto, y también la clave del éxito. Al menos a eso apunta Marcelo Tinelli, que este año debió apelar a varios recursos mediáticos para levantar su rating pobre. O al menos eso hizo con Charlotte Caniggia y su “Champagne shower” y las jornadas de fútbol playa con “La Sueca” Larsson.

Pero hoy volverá al ritmo que tantas satisfacciones le trajo y comenzará una nueva ronda del baile del caño. Esta performance, que consta de un baile sensual, provocativo y con bailarinas semidesnudas, tendrá este año un detalle: un caño giratorio. De este nuevo baile sólo quedarán doce parejas y, según los entendidos, de la destreza de este baile se definirá quiénes serán los posibles finalistas.

El baile del caño, o pole dance, comenzó en Bailando por un sueño en 2007 con gran expectativa y un número de audiencia elevado. Los primeros fueron Nazarena Vélez, Florencia de la V y Catherine Fulop, quienes fueron juzgadas por el magistrado de ese año compuesto por Graciela Alfano, Jorge Lafauci, Moria Casán y Gerardo Sofovich.

¿Seguir o no seguir?

Los escándalos entre jurados y participantes, los ritmos y las improvisaciones de último momento dejarán de existir el próximo año en ShowMatch. Mientras negocia su futuro en Canal Trece, Marcelo Tinelli no descarta un 2013 sin Bailando por un sueño y volverá a la vieja fórmula: la del humor.

Al parecer, el conductor planea un cambio de rumbo en su agotado formato y, aunque se habló de la posibilidad de armar el Nadando por un sueño, nada está definido. Según comentan, el giro hacia el humor será la garantía absoluta de un nuevo programa que, por la dura competencia de Telefe, deberá remar hasta último momento.

Fuente: Diariohoy.net

Deja una respuesta