El presidente interino de Brasil, Michel Temer, podría ser sometido a un juicio político como el que será sometida la mandataria que reemplazó, Dilma Rousseff. El mes pasado, el magistrado Marco Aurelio Mello emitió una orden para la creación de una comisión especial que analice el pedido de impeachment contra Temer. La fecha del análisis del pedido será definida en breve por el presidente de la más alta corte del país, Ricardo Lewandowski.

Por Urgente24

El Supremo Tribunal Federal de Brasil (Corte Suprema) analizará una acción para abrir un juicio político contra el presidente en ejercicio del país, Michel Temer. El juez Marco Aurélio Mello, uno de los once miembros del tribunal, anunció que remitirá al pleno una demanda que acusa a Temer de irregularidades similares a las que llevaron al Senado a iniciar un juicio político con miras a la destitución temporal de la presidenta Dilma Rousseff. La fecha del análisis del pedido será definida en breve por el presidente de la más alta corte del país, Ricardo Lewandowski.

El recurso se basa en que Temer habría firmado decretos de créditos suplementarios en el ejercicio de la Presidencia, del mismo tipo de los que suscribió Dilma Rousseff, lo que sirvió como argumento para la petición de juicio político de la mandataria por maquillar las cuentas públicas. El mes pasado, el magistrado Marco Aurelio Mello emitió una orden para la creación de una comisión especial que analice el pedido de impeachment contra Temer.

Según el sitio de internet del diario O Estado de Sao Paulo, Lewandowski todavía no ha definido una fecha para la inclusión del caso en la pauta del pleno de la corte

Mello resolvió sobre un recurso presentado por el abogado Mariel Márley Marra, de Minas Gerais, contra la decisión del entonces presidente de la Cámara baja, Eduardo Cunha -actualmente suspendido- de archivar el pedido de juicio político contra Temer. Temer, quien asumió la semana pasada la presidencia de Brasil de forma interina tras la decisión del Senado de iniciar un proceso de juicio político contra Rousseff, dijo en esa ocasión que estaba “asombrado” por la decisión de Mello.

Con la amenaza del impeachment sobre su propia cabeza, a Temer le sobran problemas. Debe luchar contra un brote de zika que puede causar defectos de nacimiento a los niños de madres infectadas y que ya ha afectado a miles de familias de los estados pobres del noroeste brasileño. También tiene el reto de rescatar al país de su peor recesión desde la década de 1930, si toma medidas poco populares que podrían generar protestas, y si recorta al sistema jubilatorio. También debe recuperar la confianza del pueblo que cree que todos los políticos, incluido él, se están llenando los bolsillos con el dinero de los contribuyentes. Todo este monumental trabajo lo debe realizar a pocos meses de que se celebren los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro (comienzan en agosto) y mientras su ex aliada y ahora enemiga, Dilma, está viviendo en el palacio presidencial mientras busca conseguir apoyo popular al argumentar que ha sido víctima de un golpe de Estado liderado por Temer.

Rousseff sostiene que pudo haber cometido errores pero nunca delitos, y ha dicho que luchará contra el impeachment; proceso que puede durar hasta seis meses. Si el Senado destituye a Rousseff, como probablemente suceda, Temer tendrá que completar su período presidencial que va hasta 2018. El Ministro de Finanzas, Henrique Meirelles, impulsa una resistida reforma laboral para aumentar la productividad y reformar al sistema de pensiones conocido por sus generosas indemnizaciones por despidos y por el hecho de que muchos trabajadores se pueden jubilar a los 50 años.

Gira

El ex presidente Luiz Inacio Lula da Silva y su sucesora Dilma Rousseff, apartada de sus funciones, viajarán a varios países para denunciar el “golpe” en Brasil, dijo este martes el presidente del Partido de los Trabajadores (PT), Rui Falcao.

En un clima de pesimismo ante el inicio del “impeachment” en el Senado, por el que Rousseff fue separada de su cargo por 180 días, el PT, que gobernó Brasil en los últimos 13 años, estudia ahora cambios en sus estrategias electorales.

Falcao explicó que el PT “ampliará la presencia internacional” de sus líderes para denunciar al gobierno “ilegítimo” y “usurpador” del presidente en ejercicio Michel Temer, así como el “golpe destinado a evitar la candidatura de Lula como presidente” en 2018.

www.urgente24.com