¡Susana otra vez infartante! Nuevamente volvió a hacer topless y demostró que a los 66 años sigue teniendo una figura envidiable. Ya se sabe que a la diva de los teléfonos le encanta tomar sol desnuda. Aunque en esta oportunidad trató de no abusar.

Acompañada por sus perras, Rosa y Clara, Susana Giménez no quiso exponerse demasiado a los rayos solares. No obstante, descansó en La Mary, su chacra marítima en Punta del Este, donde su cuerpo fue acariciado por Febo.
En esta oportunidad usó un carrito de golf techado para trasladarse por el interior de su chacra esteña, y para cuidar la piel de sus manos utilizó unos finos guantes que sólo se quitó para tomar algunas notas.
Citada por la Justicia uruguaya después de haber sido demandada por dos empresarios uruguayos que recibieron de Jorge Rama cheques con la firma falsificada que en su momento le fueron sustraídos, la diva aprovechó la soleada tarde del sábado pasado para volver a lucir su espléndida figura.
Mientras hacía topless en La Mary, Su escuchó el último CD de Cacho Castaña, Más Atorrante Que Nunca, que le regalara el autor de Café La Humedad cuando la visitó en su programa dominical de Telefé.
Para no deshidratarse, mientras tomaba sol y escuchaba música, Susana bebió tres botellitas de una gaseosa light que iba a buscar al interior de su casa acompañada siempre por sus dos canes.
“El que esté involucrado deberá pagar. Pero cuidado, porque quizás Jorge Rama no sea el único: puede haber gente detrás que se confabuló para sacarme guita”, comentó la diva.

Infartante a los 66

La historia de amor entre la diva de los teléfonos y Jorge Rama arrancó en 2005 y terminó abruptamente a fines de 2008. Luego, ella recibió un mazazo cuando la revista uruguaya Caras y Caretas publicó un informe que la involucraba con su ex en la compra de jugadores de fútbol junto a un grupo empresario presuntamente vinculado al narcotráfico.
Citada por la Justicia uruguaya para declarar en esta causa, después de estar durante una hora y media frente al juez, Su se fue a La Mary para descansar el sábado puesto que al día siguiente tenía que retornar a Buenos Aires para hacer su ciclo televisivo.
También paseó por los jardines de su chacra en el carrito de golf -bien abrigada por cierto- puesto que al sol el día estaba muy lindo, pero a la sombra hacía bastante frío.
Su estuvo más de dos horas disfrutando de los rayos solares mientras sus perras, Rosa y Clara, jugueteaban a su alrededor y no se alejaban de la diva de los teléfonos.
Susana no quiere que la llegada del verano la tome de sorpresa y por eso aprovechó los primeros grandes soles de noviembre para comenzar a tostarse e ir adquiriendo un lindo color bronceado.
Con una bikini verde y una salida de baño blanca, Su disfrutó de la intimidad de su chacra, La Mary, y al día siguiente regresó a Buenos Aires para hacer su programa semanal en Telefé.
Rodeada de un hermoso verde y flores de todos los colores, Su disfrutó de una tarde de sol y volvió a demostrar que a los 66 años sigue teniendo una figura estupenda.
Cuando Calienta el Sol, parecía escucharse de fondo mientras Su era fotografiada por los paparazzis que la retrataron mientras Febo la acariciaba en su chacra esteña. ¡Más diosa y más diva que nunca!

Fuente: Diario Popular

Por Leo

Deja una respuesta