Automovilismo

El cordobés de Peugeot le ganó un mano a mano en la final de San Luis a Pernía y se coronó por segundo año consecutivo. El hombre de Renault fue segundo en la carrera y lo escoltó en el campeonato.

Néstor Girolami sigue siendo el campeón del Súper TC2000. El cordobés del equipo oficial Peugeot ganó este domingo la final de San Luis, en el autódromo Rosendo Hernández, y se consagró por segundo año consecutivo en la categoría. Segundo en la carrera y en el campeonato fue Leonel Pernía, con Renault.

El título en San Luis se definió mano a mano. Pernía llegó puntero al fin de semana. Pero Girolami se quedó con la pole el sábado (Pernía fue segundo) y pasó al frente en el campeonato por apenas medio punto. La definición quedó para el domingo, con otros cinco pilotos a la expectativa con chances también de ser campeón.

El primer golpe en la gran final lo dio el Tano, hijo del exjugador de Boca Vicente Pernía. En la largada se la jugó por afuera y le ganó la posición al vigente campeón. Así pasó a liderar en las primeras vueltas. Pero todo cambiaría un rato después. En el cuarto giro Girolami tocó al líder y lo mandó al pasto. Una buena maniobra del tandilense lo devolvió a pista y se mantuvo adelante porque su escolta decidió no pasarlo, tratando de evitar una penalización.

La carrera siguió como hasta entonces. Agustín Canapino (Peugeot), Manuel Urcera (Fiat) y Matías Rossi (Toyota), todos aspirantes al título, se acercaron por ese incidente, pero las posiciones no se movieron.

Pero ese toque del segundo al primero le complicaría los planes al por entonces puntero. El auto comenzó a perder rendimiento y Girolami lo aprovechó. Un par de vueltas después del toque, Pernía se pasó y el Peugeot se le metió para ganarle la primera posición. Allí se terminó la carrera.

Girolami, con el triunfo que necesitaba para ser campeón, se alejó considerablemente y luego comenzó a regular hasta cruzar la bandera a cuadros. Pernía, segundo, se fue con el trago amargo de un título que tuvo al alcance de la mano, pero también con reclamos por el toque de su contrincante. Finalmente, las autoridades apenas apercibieron al ganador y el título quedó nuevamente para el piloto cordobés.

En la carrera y en el campeonato el podio lo completó Agustín Canapino, mientras que Rossi y Urcera, cuarto y quinto en la final, también se quedaron con esas posiciones en el campeonato.

Fuente: Clarin