El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, aseguró que «el régimen de (el presidente, Bashar) Al Assad perdió toda legitimidad», al acusarlo directamente de masacrar a inocentes, incluidos niños, en ocasión de exponer ante la Asamblea General de ese organismo que se desarrolla en Nueva York.
Relacionadas

«Las manchas de sangre llevan a los responsables del crimen», dijo Ban, luego de que se produjera un minuto de silencio en recuerdo de los muertos desde el inicio del conflicto en Siria y que ayer escribió un nuevo y luctuoso capítulo con una masacre en la provincia de Hama que provocó al menos 78 muertes.

Ban, el enviado especial de la organización y de la Liga Arabe, Kofi Annan, y el secretario general de la Liga Arabe, Nabil al Arabi, comenzaron a informar a los 193 Estados miembro sobre la situación en el país y se espera que mañana se reúnan con los integrantes del Consejo de Seguridad de la ONU.

Asimismo, el titular de la ONU denunció que los observadores internacionales que participan en la misión del organismo en Siria fueron atacados con armas ligeras cuando se dirigían a Mazraat al Qubeir, escenario donde anoche se perpetró la masacre, informó la cadena televisiva CNN.

Ban se mostró «impactado por la barbaridad» ocurrida en esa aldea de la provincia de Hama, hecho por el que se culpan mutuamente el gobierno de Bashar al Assad y sectores rebeldes nucleados con la oposición.

A su turno, Kofi Annan pidió actuar rápidamente en el país árabe, donde advirtió temer por «una futura guerra civil».

El enviado de la ONU y la Liga Arabe insistió en la necesidad de que la comunidad internacional «actúe unida», y llevar esa unidad a un nivel superior que permita «otras opciones» para terminar con el derramamiento de sangre en Siria.

Annan graficó la situación que se vive en Siria al confesar estar «horrorizado» en la provincia de Hama.

La Asamblea General de la ONU y el Consejo de Seguridad comenzaron a debatir la apremiante situación de violencia en Siria y los caminos para hallar una solución política, en base al plan de paz presentado por Annan.

La semana pasada Annan se entrevistó en Damasco con el presidente sirio, Bashar Al Assad, quien le reiteró su respaldo al plan de seis puntos acordado en marzo pasado para el fin de la violencia y avanzar hacia una solución pacífica del conflicto que desangra al país hace 15 meses.

Sin embargo, pese a que la oposición también acordó el plan -que entró en vigor en abril- la violencia no cesa en Siria, donde desde el inicio de la rebelión, en marzo de 2011, murieron más de 10.000 personas, según la ONU.

Los debates de hoy en los dos órganos más importantes de la ONU, se producen tras una propuesta lanzada por Rusia y China, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad, para celebrar una conferencia internacional sobre Siria, informó la agencia Prensa Latina.

Hoy, el Gobierno chino reiteró su oposición a cualquier tipo de intervención extranjera en Siria y a cualquier maniobra para «cambiar el régimen» de Damasco, en respuesta a las propuestas de algunos dirigentes occidentales, entre ellos la secretaria de Estado norteamericana, Hillary Clinton.

Clinton se manifestó a favor del inicio de un proceso de transición en Siria y de la transferencia total del poder por parte del presidente Al Assad, informó la agencia de noticias Europa Press.

Télam

Deja una respuesta