La presencia de la misión diplomática en el país no permitió detener la muerte de ciudadanos ni las detenciones por parte del gobierno, según reconoció un funcionario en el Consejo de Seguridad. Durante las últimas 24 horas, murieron más de 60 personas.

Por:

INFOnews

El lunes murieron más de 60 personas en todo el país a manos de las tropas gubernamentales y hoy el Ejército atacó objetivos en los alrededores de Hama y en Homs.

En ese marco, el vicesecretario general de la ONU, Lynn Pascoe, reconoció ante el Consejo de Seguridad que las graves violaciones a los derechos humanos continúan pese al acuerdo sobre una tregua.

Hasta ahora solo hay ocho observadores en Siria, de los que dos están asentados de forma permanente en el bastión rebelde de Homs. El resto visitará hoy la provincia de Idlib, los alrededores de Damasco y la provincia de Alepo. Por la tarde se espera la llegada de otros tres observadores no armados y en los próximos días el número llegará
a 30, según un portavoz de la ONU en la capital siria.

Fuentes opositoras aseguraron que durante la pasada noche fue detenido en su casa el comunista Salama Kila. El dirigente, de origen palestino, ya ha estado en la cárcel antes debido a sus opiniones políticas.

Mientras tanto, defensores de los derechos humanos exigieron la liberación de la escritora Marie Issa, detenida el 14 de abril junto con su marido, el médico Joseph Nachle, en su casa en un suburbio de Damasco. Al parecer se acusa al matrimonio cristiano de haber dado tratamiento médico «terroristas» heridos.

Deja una respuesta