Con el único voto del Frente para la Victoria y bloques aliados, la Cámara de Diputados aprobó y giró al Senado el proyecto de Diana Conti para que los fondos judiciales que operan en territorio porteño dejen de depositarse en el Banco Ciudad y pasen a la órbita del Banco Nación. La oposición no se prestó al debate e impugnó la sesión por considerarla “ilegítima”. Trabajadores de la entidad porteña se manifiestan contra el proyecto.

La Cámara de Diputados vivió un fuerte punto de tensión al reanudar la actividad parlamentaria en el recinto de deliberaciones. Sin la presencia de los bloques opositores que impugnaron la sesión por considerarla “ilegítima”, el kirchnerismo aprobó y giró al Senado el proyecto de la diputada Diana Conti para que los fondos judiciales que operan en territorio porteño dejen de depositarse en el Banco Ciudad y pasen a la órbita del Banco Nación.

De esta manera la iniciativa fue girada al Senado con 128 votos favorables del Frente para la Victoria y bloques aliados, y rechaza por cuatro legisladores: el oficialista Jorge Yoma, y los integrantes del bloque Unidad Peronista, Felipe Solá, Roberto Mouillerón, y Raúl Rivara.

La UCR, el Frente Peronista, el Pro, el interbloque FAP y Proyecto Sur se presentaron al recinto pero no se prestaron al debate y se retiraron del Congreso cuando el kirchnerismo comenzó la sesión.

La oposición impugnó la sesión

La sesión ordinaria convocada para las 13 comenzó 38 minutos más tarde de lo pactado con la única presencia del Frente para la Victoria y bloques aliados, mientras la oposición aseguraba que la reunión era “ilegítima”.

Es que según el artículo 26 reglamento de la Cámara, “es obligación de los diputados que hubiesen concurrido, esperar media hora después de la designada para la sesión”.

Pero el kirchnerismo tenía sentados 117 legisladores, mientras que se necesitan 129 para deliberar legalmente. Por eso, ante una moción que fue avalada por los presentes, el titular del cuerpo, Julián Domínguez, concedió 15 minutos más de tolerancia hasta que finalmente el oficialismo logró reunir a su tropa a las 13.38 con 133 diputados.

En el kirchnerismo estaban ausentes Jorge Yoma, Mabel Muller, Eduardo “Wado” de Pedro, Carlos Moreno y Stella Maris Córdoba, entre otros, que pasadas las 13.30 arribaron al recinto. Los cegetistas Facundo Moyano y Omar Plaini directamente no concurrieron al Congreso por oponerse a la iniciativa sobre depósitos judiciales.

El proyecto de Diana Conti

El proyecto presentado por la diputada Diana Conti establece que los depósitos generados por causas judiciales de los tribunales federales y nacionales con asiento en la Ciudad de Buenos Aires deban efectuarse en el Banco Nación y ya no en el Banco Ciudad, como hasta ahora.

Sin embargo, la iniciativa aclara que aquellos fondos depositados antes de la sanción de la ley continuarán en el Banco Ciudad hasta la extinción de las causas que le dieron origen y como pertenecientes a ellas. Se trata de una modificación introducida durante el tratamiento en comisión a raíz de las inquietudes planteadas inclusive en el propio kirchnerismo.

Por otro lado, el proyecto establece que también deberán depositarse en el Banco de la Nación “los fondos en moneda extranjera de los organismos del Estado nacional, así como de las entidades o empresas que pertenezcan total o mayoritariamente al mismo”.

Para defender su iniciativa, la diputada del Frente para la Victoria Diana Conti esgrime fundamentos jurídicos y políticos. Por un lado, asegura que la Justicia nacional con asiento en la Ciudad, “lejos de ser una justicia local”, se rige por la Constitución Nacional, que sus jueces son nombrados con intervención del Consejo de la Magistratura del Poder Judicial de la Nación, a propuesta del Ejecutivo nacional y con acuerdo del Senado de la Nación, y se jubilan con el régimen especial nacional. Todo ello solventado por el presupuesto nacional, por lo que los fondos deben ser administración por el Banco Nación.

Por otro lado, rechazando la política financiera del macrista, considera que los recursos tendrán mejor destino si son manejados por la Nación. En diálogo con parlamentario.com, Conti consideró “ínfima” la proporción de fondos dedicados por el Banco Ciudad al crédito hipotecario, mientras que “el resto lo han dedicado a dar créditos a empresas, y algunas muy corporativas y muy importantes que no son de la Ciudad de Buenos Aires”. Por eso afirmó que “no es verdad” el criterio macrista de que el dinero de ese banco se aplica al crédito hipotecario y que pueden perder fuentes de trabajo los empleados. Consignas que, por otra parte, consideró “demagógicas” por parte del presidente de la entidad, Federico Sturzenegger.

A criterio de Conti, “los bancos públicos deben destinar su política fundamentalmente a quienes menos recursos tienen y recurren al crédito para poder lograr la mejora de su casa, o tener una, o empezar un negocio. O las pequeñas y medianas empresas”. “Y el Banco Nación perfectamente lleva adelante esa tarea, tiene sucursales a lo largo y ancho de todo el país”, señaló la diputada, que si bien aclaró que esa entidad “no tiene una necesidad de fondos”, bien le vendría el dinero de los depósitos judiciales, que cuantificó en 6.000 millones. Diana Conti resaltó a parlamentario.com que su proyecto “se enmarca en la clara política de la sintonía fina que ha venido pregonando y exigiendo la presidenta”.

Finalmente, durante el tratamiento en el recinto el presidente de la Comisión de Finanzas, Carlos Heller (Nuevo Encuentro), anunció que la ley contemplará un artículo mediante el cual se establece “que no se podrá implicar en ninguna caso perdida de empleo”.

Fuente: Parlamentario

Deja una respuesta