Estudiantes está confundido y los rivales se lo hacen pagar muy caro. Esta vez fue Banfield el que aprvechó una jugada aislada y se llevó del Estadio Ciudad de La Plata un triunfo impensado.

El Pincha nunca encontró una brújula que le marcara el camino para vulnerar a la defensa visitante y por eso se quedó desolado ante la eficacia y avaricia de su oponente. Jorge Achucarro marcó el único gol del encuentro a los 15 minutos del segundo tiempo.

El albirrojo suma así su primera derrota a nivel local y entra en un ámbito de incertidumbre, justo en la previa de uno de los partidos más importantes del semestre: el clásico del sábado que viene.

Estudiantes nunca tuvo el control del partido más allá de la tenencia del balón o ciertas jugadas de riesgo que generó. La primera mitad fue la mejor versión en el global aunque sin la justeza necesaria de mitad de cancha en adelante para poder marcar.

Enrique Bologna fue el gran protagonista del primer tiempo ya que en sus manos sucumbieron las amenazas más fuertes del Pincha. Banfield, en tanto, se paró de contra, cedió la pelota y esperó el error ajeno para tratar de lastimar.

Jorge Achucarro y Marcelo Carrusca fueron los más activos de un equipo que se dedicó a luchar antes que a jugar. Berizzo improvisó con un esquema inédito en los antecedentes previos.

Formó un 4-4-1-1 con la flexibilidad de los volantes externos más adelantados. Sorprendió con la inclusión de Matías Sánchez como lateral por la derecha en lugar de Gabriel Mercado, preservado por estar al límite de tarjetas amarillas. Esta disposición táctica dio sus frutos de a ratos. A los 4 minutos, Pereyra terminó mal una buena triangulación entre Verón y Peñalba.

A los 15, llegaron las jugadas más claras de la primera mitad. Maxi Núñez, primero, y Sebastián Verón, después, se encontraron con la buena respuesta de Bologna en dos remates furiosos; el primero cerca del punto penal y el segundo desde afuera del área.

Banfield dio respuestas tibias y todo por el sacrificio de Achucarro que trabajó solo ante la apatía de Cristian García. De un pase del paraguayo, llegó la más clara para el Taladro.

A los 26, Carrusca la mandó por encima del travesaño ante la mirada de Orión.

PREVISIBLE. El segundo tiempo se mostró bien diferente al primero, tanto por el nivel de juego como por las ocasiones de gol. De entrada, a los 42 segundos, el Chelo Carrusca hizo picar las manos de Orión con un remate potente que encontró bien parado al arquero albirrojo.

Fue un preaviso de Banfield que esperó y decidió ratificar su postura del contragolpe. La conformidad de la visita y la falta de claridad del local, fueron las tendencias claras durante todo el complemento.

El gol de Achucarro a los 15 minutos, ante un centro perfecto del Chelo, no cambió esa variable de juego. Berizzo trató de darle otro aire al equipo con los cambios. Primero con el ingreso de Pablo Barrientos por Gabriel Peñalba, antes del gol visitante; y luego con las entradas de Leandro González por Pereyra, y la de Rodrigo López por Sánchez.

Pero todas estas variantes no alumbraron la oscura visión de juego que tuvo el equipo a lo largo del partido. Las variantes conservadoras de Sebastián Méndez en Banfield apoyaron la idea de uno contra el desconcierto del otro.

Estudiantes pagó demasiado caro el precio de no generar juego y no poder vulnerar a un rival que sólo pensó en llevarse algo, y lo logró.

Textuales

LAS CLAVES DEL PARTIDO

SIN IDEAS. Fue el denominador común de Estudiantes en todo el partido. No tuvo un patrón de juego claro para poder marcar uno o más goles. Así, se encontró con un resultado adverso.

LARGO. Otro elemento común en el cotejo fue la enorme distancia entrelíneas que mostró el Pincha. Los pelotazos trataron de salvar este error que llevó a un de desorden defensivo.

CONFUNSO. Es difícil definir todavía a Eduardo Berizzo como entrenador. Su mensaje en la cancha no es claro, al menos eso se ve reflejado en el juego, aunque no tanto en los resultados.

CANSADO. El desgaste juega su rol en esta historia. El cambio de técnico se nota en este aspecto y en la mala preparación que viene desde el proceso anterior en el plano físico.

EN CERO. Estudiantes no pateó al arco en todo el segundo tiempo. No conectó jugadas de pelota parada ni en movimiento.

Fuente: El Argentino

Por Leo

Deja una respuesta