Una reciente encuesta de opinión revela lo que los bolivarianos más temen: sin su líder, Hugo Chávez, carecen de referentes que puedan hacer frente al opositor Henrique Capriles Radonski. En ese marco de temor de cara a las elecciones de octubre en Venezuela, el mandatario volvió de Cuba luego de someterse por 5 días a sesiones de radioterapia en una nueva batalla contra el cáncer que lo aqueja.

El temor de los oficialistas en Venezuela es precisamente la ausencia de su líder, Hugo Chávez. Según un sondeo realizado por la firma Consultores 21, el chavismo perdería las elecciones de octubre si el bolivariano se ve obligado a apartarse de la contienda electoral debido a su enfermedad.

El sondeo de opinión, cuyos resultados comenzaron a conocerse la semana pasada, concluyó que Chávez y el candidato de la oposición, Henrique Capriles Radonski, registran un empate técnico. Otras encuestas, sin embargo, ponen en duda ese resultado, señalando que Chávez cuenta con una amplia ventaja frente a su rival.

Según el sondeo de Consultores 21, Capriles vencería cómodamente frente a cualquier otro candidato del gobierno que no sea Chávez, con una relación de 49% frente al 40% que obtendría el hermano del mandatario, Adán Chávez, y el 40% que también obtendría el vicepresidente Elías Jaua.

El sondeo señala que el canciller Nicolás Maduro obtendría el 39% de los votos y el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, un 38%.

Portavoces del chavismo han expresado en reiteradas ocasiones que no hay planes de sustituir a Chávez como candidato de la Revolución Bolivariana para los comicios presidenciales del 7 de octubre, aún cuando insistentes versiones apuntan a que sufre de un cáncer en un avanzado estado.

La encuesta también muestra que Capriles cuenta con un elevado margen de agrado personal, que incluso se encuentra ligeramente por encima del de Chávez, con un 50,7% frente al 49,3%.

El ex alcalde del municipio capitalino de Chacao, Leopoldo López, ocupa el tercer lugar con el 43,9%; seguido por Jaua con el 41,2%; el gobernador del estado Zulia, Pablo Pérez, con 40,8% y Maduro con 40,3%.

En el sondeo también aparecen Adán Chávez, con un nivel de agrado de 37,7%; Cabello, con 37,6%; el diputado Julio Borges, con 36,6%; el ex vicepresidente José Vicente Rangel, con 36,6%; y el ministro de Relaciones Interiores y Justicia, Tarek El Aissami, con 36,1%.

Bendito regreso

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, regresó a Venezuela tras pasar casi una semana en Cuba, donde se sometió a la primera fase de radioterapia para tratar de recuperarse del cáncer, un tratamiento que, aseguró, ha resistido «muy bien».

Poco después de medianoche y con un preaviso de apenas unos minutos en el canal estatal de televisión, el presidente venezolano apareció en la cadena pública para afirmar, rodeado de varios de sus ministros, que «estamos otra vez en casa».

El presidente venezolano dijo que se encuentra «muy bien» al recordar que libra «una batalla dura» contra el cáncer del que volvió a ser operado el pasado 26 de febrero en La Habana.

«Yo he resistido muy bien, gracias a Dios, el tratamiento en esta primera jornada y esperemos que así sea en las próximas; estoy bien, me siento recuperándome, además, de la operación», señaló Chávez.

El periodista venezolano Nelson Bocaranda Sardi, cronista que sigue de cerca la gestión y salud del presidente bolivariano, informó de manera extraoficial que una breve reunión logró producirse entre el jefe de la Iglesia Católica y el mandatario.

«La reunión no duró más de 5 minutos, sólo estando presentes los hermanos Fidel y Raúl Castro, Su Santidad y el Presidente Chávez, quien recibió los deseos papales por su pronta recuperación así como la bendición solicitada. El Santo Padre le regaló un rosario bendito al enfermo barinés. No supe si Chávez le hizo algún obsequio», detalló Bocaranda.

Previo a esto, durante su comparecencia en la televisión venezolana, Chávez había comentado sobre la visita del Papa y aplaudió «la importancia que le da la Iglesia católica a Cuba». «De qué manera el pueblo cubano, con qué respeto, con qué devoción ha recibido a Su Santidad Benedicto XVI», señaló Chávez, de 57 años y en el poder desde 1999.

Bocaranda explicó: «El compromiso acordado era un encuentro breve limitado, para darle la Bendición Apostólica, haciendo énfasis que no tuviera cobertura mediática. Este punto fue cumplido a cabalidad por las tres partes involucradas como era nuestro gobierno y los de Cuba y la Santa Sede».

De momento, el Papa Benedicto XVI ya arribó a la enorme Plaza de la Revolución de La Habana, lugar de manifestaciones del régimen comunista cubano, para celebrar la segunda misa pública de su visita de 48 horas a Cuba. En 1998, en ese mismo lugar en presencia de Fidel Castro, Juan Pablo II, el primer papa que visitó la isla, celebró una histórica misa en que pidió que «Cuba se abra al mundo para que el mundo se abra a Cuba».

Luego del oficio religioso, el Papa debe reunirse con el padre de la revolución cubana, Fidel Castro, antes de marcharse de la isla a las 17, poniendo fin a una gira de seis días por México y Cuba, el primero que realiza por naciones latinoamericanas de habla española.

Urgente24

Deja una respuesta