El líder de Cambiemos habló de encarar una dura negociación con los fondos buitre.

El diario británico Financial Times, que la semana pasada había publicado un editorial durísimo contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, ofrece hoy un enfoque totalmente distinto para hablar de Mauricio Macri, quien se perfila como candidato a triunfar en el balotaje del 22 de noviembre. «Macri promete poner fin al aislamiento de la Argentina» es el título que eligió el FT para la entrevistsa que le realizó al líder de Cambiemos.

En la nota, el diario británico analiza el rol de de Macri y remarca que busca terminar con el enfrentamiento por la deuda con los holdouts y disminuir los controles estatales, que desde el domingo pasado «es una posibilidad cada vez más real», y destaca que los inversores celebraron su performance. Además, asegura que las políticas populistas dejaron al país «tambaleando al borde de la crisis» y que la economía actual es un «regalo envenenado» para el próximo presidente con un déficit fiscal creciente, una inflación cercana al 20 por ciento y un status de «paria» frente al mercado internacional.

En la entrevista, Macri identificó la inflación como uno de los problemas más urgentes, prometió llevarla a un solo dígito en un par de años y aseguró: «No podemos continuar con estos niveles». Además, afirmó: «Voy a ser duro y severo en la negociación (con los holdouts), pero no quiero tener conflictos, especialmente cuando no hay necesidad de tenerlos». «Eso no significa que no voy a defender los intereses de mi país.

Macri también hizo hincapié en la importancia de fortalecer el Estado de derecho y la garantía de un marco regulatorio que estimule la inversión, especialmente en infraestructura. Y acusó a Cristina Kirchner de mentir en las estadísticas oficiales; por eso, prometió dar credibilidad e independencia a las instituciones, incluso el INDEC y el Banco Central.

Al final de la entrevista, Macri se mostró duro con el kirchnerismo: «El Gobierno fue muy exitoso al desparramar la idea de que eran invencibles, de que estaban destinados a gobernar el país para siempre. Pero de repente el domingo por la noche nos dimos cuenta de que nosotros podemos. Sí, podemos. Estamos muy orgullosos de lo que hicimos con nuestro equipo. Tuvimos éxito al poner a Buenos Aires de nuevo en el mundo justo cuando la Argentina estaba en conflicto con el mundo. Ahora estamos listos para gobernar el país».

Fuente: Clarin