El gobernador bonaerense retomó hoy la iniciativa política tras la embestida del kirchnerismo de las últimas semanas. Llevó la disputa de poder al lugar donde mejor se maneja: El deporte y el espectáculo. Se mostró con Mauricio Macri en ambiente distendido y conciliador, y la jugada le significó un claro triunfo político.

La Politica Online

No fue un acto político tradicional, tampoco un discurso y mucho menos un gran anuncio. Pero el gobernador Daniel Scioli logró ser la noticia política del día al disputar un partido de futbol de salón frente a Mauricio Macri.

El partido fue una excusa, detrás una jugada política-mediática para retomar la iniciativa después de la embestida del kirchnerismo tras los incidentes en la Legislatura bonaerense, un escándalo entre la policía y militantes de La Cámpora que volvieron a poner en debate la política de seguridad de Scioli.

El partido fue televisado por la señal C5N en el horario prime-time. La trasmisión comenzó a las 19 y terminó pasadas las 21. Durante las horas previas se estuvo negociando la instalación de cámaras y la televisación definitiva.

La Ñata, el equipo de Daniel Scioli, se impuso 10 a 5 sobre Boca Junior, que tuvo a Mauricio Macri como jugador invitado. Pero más allá del resultado, el show sirvió para mostrar a un Gobernador tolerante, abierto y conciliador. Quien, al contrario del kirchnerismo, puede jugar distendido un partido de fútbol con un enemigo del gobierno nacional.

data imagen

Scioli también pudo mostrarse en buen estado de salud, tras la internación que soportó el lunes como consecuencia de cólicos renales. Hoy se realizó estudios de rutina en Tandil y, pese a las advertencias médicas, jugó los cuatro tiempos del partido y en ningún momento pidió el cambio. Todos gestos planificados para mostrarse del modo en que a Daniel Scioli le gusta mostrarse: Activo, saludable y triunfador.

El Gobernador demostró que puede ganar terreno más allá de la política tradicional. Es que muy por el contrario a La Cámpora y el propio vicegobernador, Scioli esquivó la rosca política y retomó la iniciativa dando pelea en el entorno que le es más favorable: El deporte y el espectáculo.

A la embestida kirchnerista sobre el ex motonauta luego de los incidentes entre La Cámpora y agentes de Infantería, un episodio que devino en el relevo de los policías involucrados, un autoacuertaliento y una investigación interna que todavía está en proceso, Scioli les contesta con un show político-mediático. Les cambia la cancha y los lleva a su territorio.

Jugó de local en la ciudad que lo cobija durante todas las temporadas de verano. Ganó, se mostró entero y triunfal. Al mejor estilo de los tenistas, las cámaras de C5N mostraban a Karina Rabolini (esposa del Gobernador) y Juliana Awada (esposa del jefe de Gobierno) juntas en las tribunas, observando el encuentro.

La jugada de Scioli no es nueva, su cercanía a cierto sector de la farándula genera críticas un sector del arco político y el periodismo. Su afinidad con músicos de la talla de Ricardo Montaner, los Pimpinela y Cacho Castaña, despiertan ironías y sarcasmos en algunos sectores.

El propio vicegobernador buscó diferenciarse en su momento y aseguró que Montaner no era un cantautor de su agrado. En el sciolismo son muy claros al respecto: Gran parte del electorado escucha ese tipo de música.

Según trascendió, Gabriel Mariotto recibió hoy el mensaje y el golpe. Si bien hubo total hermetismo, algunas versiones daban cuenta que no cayó para nada bien el partido en las huestes del vicegobernador.

Tampoco en la Casa Rosada, en donde la foto de Scioli con Macri -principal opositor para las presidenciales 2015- no fue para nada bien recibida.

Deja una respuesta