La modelo y actriz dijo que es verdad lo que se ve en la tapa de las revistas y que ella ya se acostumbró.

Sabrina Rojas atraviesa un feliz presente, embarazada de 8 semanas de su novio Luciano Castro, de quien destacó entre otras cosas el tamaño de su miembro.

«Es verdad lo que se ve en la tapa de las revistas -en referencia al tamaño del miembro de Luciano- Pero no duele, ya me acostumbré. Él es un bombón. Luciano es chongo por donde lo mires, es muy varonil», contó en declaraciones radiales.

En cuanto al primer encuentro sexual que tuvieron, detalló: «La primera vez estábamos prendidos fuego. Me sigo prendiendo fuego cuando estoy con él. Ahora estoy embarazada de 8 semanas. Imaginate. Luciano parece una persona mala, mala onda, lo conocí y descubrí que era divertido, familiero, normal. Antes de indagar en su persona creía que era un reventado, pero lo fui descubriendo y me enamoré y no estaba en nuestros planes llegar a esto».

«Trato de no pensar que estoy con un galán, si no me mato. Ya aprendí a manejarlo. Cuando empecé a salir con Luciano, él estaba en ‘Valientes’, un momento de histeria pura. Pero las chicas son respetuosas, más cuando está conmigo. Del galán a casa no me llega nada. A mí me llega el chico cansado, normal», afirmó.

Sin embargo, según Rojas ella también tiene lo suyo: «Mi secreto para tenerlo es ser buenita, gauchita, no molesto demasiado. Yo soy dama en sociedad y perra en la cama. Fui una chica Playboy y no me arrepiento de eso. Lo volvería a hacer. En la cama somos normales. Hay tiempo que lo hacemos más seguido, otras menos».

Por último, se refirió a su embarazo y futura maternidad. «Me da impresión que todo el mundo sepa que estoy embarazada. Pensar que el país sabe que estamos embarazados me abruma. Algunas fanáticas de Luciano me deben detestar, capaz que me tiran mala onda. Luciano y su hijo Mateo mueren por una nena. Yo soy primeriza, así es que me da lo mismo que sea nena o varón».

«Hace tiempo que intentamos tener un bebé y después de la reconciliación volvimos a enfocarnos en eso y prendió. Estamos los dos felices. La reconciliación vino con bebé. Luciano me acompaña a las ecografías, viene al obstetra conmigo, porque estamos los dos embarazados. Si bien él es papá, es como volver a empezar porque Mateo es grande. Entonces está pendiente de mí, me va a buscar a todas partes. Estoy comiendo mucho pero no tengo antojos, sólo de hamburguesas. Es que estoy empachada de Luciano, pero no me empalago nunca», afirmó.

En tanto, la modelo aseguró que no quiere casarse: «No creo en los papeles. Mientras ame a mi hijo, ya está».

Deja una respuesta