EL ataque a Irán por parte de Israel y USA, que a fines del año pasado parecía casi inevitable, se fue desinflando hasta no ser «urgente», según el ministro de Defensa israelí, Ehud Barak. EL ministro no precisó cuán lejos está Israel de un ataque contra la nación persa. Por su parte, desde Rusia aseguran que una operación militar contra Irán tendría «muy graves consecuencias».

Un ataque contra Irán sería una «catástrofe con muy graves consecuencias», porque agravaría las tensiones entre chiíes y suníes, advirtió este miércoles el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

«En cuanto a las probabilidades de que se produzca esta catástrofe, habría que preguntárselo a aquellos que mencionan constantemente esta opción», declaró a la prensa Lavrov, al insistir en las «consecuencias muy graves» que según él tendría un ataque occidental contra Irán.

«No me cabe la menor duda de que no haría sino echar leña al fuego al conflicto latente entre sunitas y chiitas. Y no sé hasta dónde irían las reacciones en cadena», agregó el jefe de la diplomacia rusa, mencionando además una potencial crisis de refugiados en la región.

En ese marco, el ministro de Defensa de Israel, Ehud Barak, dijo hoy que cualquier decisión sobre un ataque de su país contra Irán estaba «muy lejos» de tomarse.

Barak hizo estas declaraciones a la Radio del Ejército de Israel antes de una visita el jueves del jefe del Estado Mayor Conjunto de USA, general Martin Dempsey, que ha desatado especulaciones de que Washington presionará al Estado judío para demorar cualquier acción contra el programa nuclear de Teherán, indicó Reuters.

Los comentarios de Barak sugieren que Irán, que niega estar intentando fabricar una bomba nuclear, todavía no ha pasado lo que Israel puede considerar como un umbral crítico que desencadene una acción militar.

Consultado sobre si USA ha pedido a Israel que le informe antes de cualquier acción militar contra Irán, Barak dijo: «No hemos tomado ninguna decisión para hacer esto. Este asunto está muy lejos».

Barak también dio a entender que Israel, que se cree es el único país con ojivas nucleares en la región, estaba coordinando con Washington sus planes para lidiar con los proyectos nucleares de Teherán.

«No creo que nuestros lazos con Estados Unidos sean tales que no tengan idea de lo que estamos hablando», dijo.

Cuando se le preguntó si «muy lejos» significaba semanas o meses, Barak dijo: «No quisiera hacer estimaciones. Ciertamente no es urgente».

Barak dijo que si Irán, que afirma que su programa nuclear es exclusivamente para fines pacíficos, decide enriquecer uranio a un nivel de pureza apto para confeccionar armas atómicas, en primer lugar habría que suspender la cooperación con la agencia nuclear de la ONU.

«Una acción de este tipo daría una prueba sólida de que, efectivamente, el tiempo se ha acabado y esto podría incrementar tanto las sanciones como otras medidas en su contra», dijo Barak.

Consultado sobre cuánto tiempo le tomaría a Irán construir una ojiva nuclear, Barak dijo: «No es una cuestión de años. Hay quienes dicen que un año o un año y medio, lo que no hace mucha diferencia».

La Agencia Internacional de Energía Atómica  está supervisando todas las instalaciones nucleares que Irán ha declarado, pero las potencias occidentales temen que Irán pueda construir sitios de forma secreta.

Dempsey, el militar de mayor rango de Estados, tiene previsto viajar a Tel Aviv para sostener conversaciones y se presume que Irán será uno de los temas principales de la cita.

Esta será la primera visita de Dempsey a Israel desde que fue nombrado en septiembre jefe del Estado Mayor Conjunto de USA.

Dempsey dijo que no sabía si Israel alertaría a USA antes de una acción unilateral contra Irán. También reconoció diferencias en la perspectiva entre Washington y el Estado judío sobre la mejor manera de lidiar con Teherán y su programa nuclear.

(Urgente24)

Deja una respuesta