Copa Sudamericana

Grupos de simpatizantes del Millonario llegaron principalmente desde Corrientes y Misiones, pero también desde otros puntos del país para el encuentro de cuartos de final ante Chapecoense. Se espera que haya 1.500 en el estadio Arena Condá.

Gabriel (32), Leo (33), Walter (25), Matías (25) y Alex (22) comparten mucho más que una amistad. A los cinco una banda roja les cruza el alma. Son integrantes de la filial de González Catán y el amor por River los llevó a hacer los 1.300 kilómetros que separan a la localidad del Partido de La Matanza con Chapecó. Salieron el lunes y llegaron ayer después de hacer varias paradas. «Ya son varios los viajes que hicimos por River, el último antes de este, fue a Asunción por la semifinal de la Libertadores. Cuando podemos, viajamos», expresó Leo, uno de estos fanáticos que posaron para la lente de Clarín exhibiendo orgullosos las entradas para el encuentro de esta noche ante Chapecoense. Y tampoco podían faltar las banderas que los identifica. Esos tickets que tienen en sus manos, bajo un sol que pega fuerte y parados sobre un boulevard en una de las calles de Chapecó los compraron un rato antes y les costó 200 reales (50 dólares).

No son los únicos que le harán el aguante a River esta noche. Además del público que llegó desde Buenos Ares, algunos vinieron desde otras provincias argentinas, como Corrientes y Misiones, aprovechando la cercanía con esta ciudad brasileña. Hay muchos hinchas misioneros, como por ejemplo un grupo numeroso de Posadas, quienes hicieron 470 kilómetros en dos camionetas y dos autos particulares para venir a alentar al campeón de América. Son todos socios de River que viajan seguido al Monumental, dónde tienen un lugar en la Centenario. Ellos ya estaban en la cercanía del estadio Arena Condá a la espera de que se abran las puertas para ingresar y conseguir una buena ubicación. Antes de hacer las fotos, apareció un hombre grande con camiseta de Chapecoense, que les dijo: «Hoy, dos a cero», levantando los dedos índice y mayor. Entre risas, uno de los hinchas millonarios, que tenía puesta la camiseta de 1986, devolvió: «Sí, sí, River gana dos a cero». Después, desde un camión, una persona con una camiseta del Inter de Porto Alegre les propinó un insulto, y no tardó en llegar la reacción: «Callate vos, que te quedaste afuera de la semi de la Libertadores», recordando la serie que el club en el que juega Andrés D’Alessandro perdió ante Tigres de México, equipo al que River le ganó en la final.

Otros misioneros que llegaron después de tres horas de viaje ya que son de Bernardo de Irigoyen, una ciudad ubicada a apenas 230 kilómetros de Chapecó prefirieron hacer «la previa» en una bar almorzando y tomando gaseosas y cervezas. Y se autodenominaron «los sanos del tablón». Ellos esperan con alegría ver al equipo de Marcelo Gallardo y sueñan con la semifinal de la Sudamericana.

Hasta el momento, se llevan vendidos más de 500 entradas pero se calculo que en el estadio habrá alrededor de 1.500 hinchas de River. «Hubiéramos sido muchos más, pero hay una gran cantidad de hinchas que yae stán pagando el viaje a Japón y todo se hace difícil», manifestó Walter, miembro de la filial González Catán.

De todos modos, también llegaron fanáticos desde algunos lugares de Brasil, como por ejemplo los integrantes de la filial de San Pablo. Todo sea por ver al campeón de América.

Fuente: Clarin