El primer debate para las elecciones presidenciales de Brasil del 5 de octubre se desarrollaba anoche en San Pablo, con la presencia la presidente Dilma Rousseff, por Partido de los Trabajadores, Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño y Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, entre los principales postulantes.

El primer debate para las elecciones presidenciales de Brasil del 5 de octubre se desarrollaba anoche en San Pablo, con la presencia la presidente Dilma Rousseff, por Partido de los Trabajadores, Marina Silva, del Partido Socialista Brasileño y Aecio Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña, entre los principales postulantes, informó Tiempo Argentino.

El primer tema de la noche fue el de la seguridad. A una pregunta, Rousseff contestó que “la seguridad es competencia de los estados. Sabemos que eso debe ser cambiado, porque no deben actuar de forma fragmentada». La mandataria citó como ejemplo la Copa del Mundo para mencionar un ejemplo exitoso de seguridad pública: “Fuimos capaces de tener un resultado muy efectivo en lo que se refiere tanto a la incautación de drogas como a la articulación de las Fuerzas Armadas con la Policía.»

Marina Silva aprovechó su oportunidad para hablar de su misión de asumir la campaña de Eduardo Campos, fallecido el 13 de agosto en un accidente aéreo, por la que admitió estar consternada. Sobre la seguridad, Silva defendió la unificación de las diversas policías existentes en Brasil: «La seguridad pública es un grave problema, el año pasado fueron asesinadas cerca de 150000 personas”, y enfatizó que las fuerzas policiales deben operar respetando los Derechos Humanos.

Silva aprovechó el formato del debate, de preguntas entre los candidatos, para interrogar a Dilma: “Cuando tuvimos las manifestaciones en junio usted presentó una serie de acuerdos intentando atender las reivindicaciones de la población. Un pacto para la educación, para la movilidad, para el control de la inflación. Nada de eso funcionó. ¿En qué se equivocó?» La mandataria respondió que las cinco promesas hechas en la época de las manifestaciones fueron llevadas a cabo: «La primera de ellas fue el de la educación Nosotros aprobamos en el Congreso la ley de regalías del yacimiento del Presal fueran del 75% para educación y el 25% para salud. Y acercamos más médicos para 50 millones de personas”

www.infonews.com