En el penal de San Miguel, 14 presos resultaron gravemente heridos y otros 200 debieron ser evacuados desde un cuarto piso. Tras una pelea entre internos, se quemaron colchones y en pocos minutos las llamas se propagaron por todo el edificio carcelario. Críticas al poco personal de guardia.

Un total de 83 reos fallecieron y otros 14 resultaron gravemente heridos en un incendio provocado por una riña en la Cárcel de San Miguel en Santiago de Chile.
Cientos de familiares rodearon el penal en pocas horas y varios de ellos intentaron ingresar al recinto, en medio de llantos, desmayos y agresiones a las autoridades. «Digannos qué pasó, quiénes están vivos», clamaron varias mujeres en las afueras del penal.
El ministro de Salud, Jaime Mañalich, indicó que son varios los heridos graves con un «incierto» futuro, aunque llamó a la calma.
Los familiares fueron llamados uno a uno para ser informados de la muerte de sus parientes. A pocos metros, vehículos de la morgue aguardaban los cuerpos. La tragedia, que obligó a evacuar a 200 presos, comenzó por una pelea entre internos rivales en el cuarto piso de la Torre 5 del penal y el fuego demoró tres minutos en expandirse.
La presencia de apenas seis guardias dificultó la evacuación de los internos. El titular nacional de los guardias, Pedro Hernández, señaló que era un crimen que tan pocos hombres cuiden a 1.960 reclusos y acusó al Gobierno de no escuchar sus reclamos. Hernández rechazó las acusaciones de que la policía de prisiones no avisó rápido a Bomberos, ahondando la crisis. «Actuaron casi como héroes, salvaron a más de 60 prisioneros», dijo.
Bomberos comunicó que la alerta del incendio fue recibida por el llamado de uno de los presos del penal, quienes también acusaron a los guardias de no ayudarlos a salir de las celdas.
«No dejaron ingresar de inmediato a los bomberos, esperaron a que llegaran los antimotines», dijo un testigo. «Primero nos golpearon», acotó un interno desde un celular. (DPA-Télam)

Por Marta

Deja una respuesta