La Justicia comercial dictaminó que el secretario de Comercio no podrá continuar como representante del Estado en la empresa. Ordenó que se nombre a otro funcionario.
Su prepotencia, sus exabruptos y la violencia que ejerció en Papel Prensa le costaron el puesto a Guillermo Moreno dentro de la empresa. La Justicia comercial decidió que el Secretario de Comercio no pueda volver a desempeñarse como representante del Estado en la compañía.

La decisión la tomó la Cámara de Apelaciones en lo Comercial que también ordenó que se nombre «a otra persona para que desempeñe su representación (la del Estado) en los órganos sociales» de Papel Prensa.

Los camaristas tuvieron en cuenta «las situaciones de agresión y violencia física» de Moreno –como cuando entró a los gritos enfundado en guantes de box- a la hora de decidir su separación del cargo, y sus reiteradas desobediencias.

«El reiterado comportamiento disfuncional puesto de manifiesto por quien aparece como representante del Estado nacional en las asambleas o reuniones del directorio de la sociedad (…) que motivaron sendos llamados de atención del juez de la causa (..) hace a esta altura adoptar un temperamento acorde a la situación planteada con el propósito de poner fin a esas acciones», dice la resolución de la Cámara.

«Dado que las permanentes exhortaciones del juez han resultados vacuas y sus llamados de atención han sido vanos para evitar los desbordes en el comportamiento del Lic Moreno (…) no queda otra alternativa que disponer que dicho funcionario deberá abstenerse de concurrir a tales reuniones y a la sede de la sociedad Papel Prensa. Acorde con esta decisión, el Estado nacional deberá encomendar a otra persona para que desempeñe su representación», exigió la Justicia comercial.

La Cámara habla en su resolución de «ilicitud palmaria» y «reiterado comportamiento disfuncional» de Moreno. La medida lleva las firmas de los camaristas José Luis Monti, Juan Garibotto y Alfredo Kölliker Frers.

Papel Prensa en la mayor productora de insumos para diarios del país. Sus principales accionistas son el Grupo Clarín (49%) y La Nación (22,49%). El Estado tiene un 27,46% en forma directa y otro 0,62% a través de la agencia oficial de noticias Télam.

Hace más de un año, el Gobierno lanzó una campaña contra los accionistas mayoritarios de la empresa en un intento por tomar el control de Papel Prensa y poder así presionar a los medios que compran papel.

Moreno ha estado detrás de amenazas, de la remoción y desplazamiento de funcionarios y de maniobras para dilatar las discusiones y bloquear las votaciones que no favorecían al Gobierno. En una de ellas, donde se trataba la integración de la Comisión Fiscalizadora, Guillermo Moreno reaccionó llevando guantes de box.

En un acto encabezado por la presidenta Cristina Kirchner, el Gobierno buscó establecer la supuesta vinculación de Héctor Magnetto (CEO del Grupo Clarín) y de Bartolomé Mitre, director de La Nación, con violaciones a los derechos humanos y delitos de lesa humanidad contra la familia Gravier, la dueña anterior de Papel Prensa. Pero no presentaron pruebas al respecto. De hecho la versión del Gobierno fue desmentida por Gustavo Caraballo (ex secretario Técnico de Perón, que fue detenido y torturado) y los propios Isidoro Graiver y Sol Graiver, hermano e hija de David Graiver, que aseguraron no tener nada que reclamarles a los actuales accionistas.

Fuente: clarin

Por Marta

Deja una respuesta