Los españoles reclaman ante tribunales internacionales cerca de 10 mil millones de dólares por su participación en la petrolera. El grupo petrolero notificó a la Presidenta Cristina Kirchner la existencia de una «controversia» por la expropiación del 51 por ciento de su filial YPF, lo que sería el primer paso para la apertura de un arbitraje internacional.

«El proceso empieza en la Argentina, Repsol notifica a la presidente de la República que hay una controversia (…) y dice que esto debería dirimirse en el CIADI (Centro Internacional de Arreglo de Diferencias relativas a Inversiones, dependiente del Banco Mundial)», declaró un vocero de la compañía.

A partir de ahora se abre un plazo de seis meses para que Repsol y el gobierno argentino negocien un posible acuerdo antes de que el CIADI tome la responsabilidad del caso.

Según el grupo español, la Argentina violó varias reglas del Tratado de Promoción y Protección de Inversores.

Ciudad1

Deja una respuesta