La petrolera fue notificada ayer de una acción judicial por daños y perjuicios interpuesta por la firma española el año pasado. Desde la empresa estatal calificaron como «improcedente» la denuncia

Tal como había ocurrido ante el Ciadi, ante la justicia española y ante el Banco Mundial, Repsol continúa su batalla jurídica contra la Argentina por la expropiación de la petrolera YPF.

Ayer, la empresa estatal argentina fue notificada de la demanda que la firma española interpuso el pasado 31 de julio ante el Tribunal de Primera Instancia de New York. La misma alcanza también a The Bank of New York Mellon (BONY).

Así lo confirmó ayer YPF a través de un comunicado a la Comisión de Valores. En ese escrito la empresa que conduce Miguel Galuccio señala que «Repsol reclama daños y perjuicios por la supuesta falta de aceptación y negación por parte de BONY de llevar a cabo las instrucciones de voto emitidas por Repsol en relación con, entre otras cosas, la elección de los miembros del directorio de YPF en la asamblea de la Sociedad del 4 de junio de 2012, en violación de sus obligaciones contractuales».

Asimismo, la empresa española afirma que «además de los ADS a su nombre, tenía derecho de votar por ADS prendados a su favor, lo que no habría podido realizar debido a supuestas fallas de BONY y la supuesta intervención inapropiada de YPF para rechazar las instrucciones de Repsol».

Pese a que adelantó que hará un pormenorizado estudio jurídico de la demanda, la petrolera nacional aseguró que «rechaza categóricamente haber incumplido obligación alguna emergente de la ley o de un contrato en perjuicio de algún accionista», y entiende que dicha demanda es «totalmente improcedente».

Desde que el gobierno argentino decidió expropiar el paquete accionario que la empresa estatal tenía de la petrolera, Repsol ha iniciado varias acciones legales con el fin de obtener alguna retribución económica por esa acción.

De todas formas, las negociaciones con el gobierno argentino también continuaron a través de las vías diplomáticas, aunque sin demasiado éxito todavía.

Infobae