El joven experto en informática sigue con paradero desconocido. Ayer la empresa contratista le comunicó el despido.

Por: Tiempo Argentino

El fundador de WikiLeaks, Julian Assange, refugiado desde hace casi un año en la embajada de Ecuador en Londres, recomendó a Edward Snowden, que reveló información sobre un programa de vigilancia estadounidense, refugiarse en América Latina. En una entrevista a la cadena estadounidense CNN, Assange sostuvo que la región ha dado reiteradas pruebas de respeto por los Derechos Humanos, lo que sería muy conveniente en el futuro que le espera. Snowden filtró información sobre un programa de vigilancia telefónica y de Internet de los servicios secretos estadounidenses y huyó a Hong Kong.
El joven dijo que pedirá asilo en esa región administrativa especial china en la que se refugió y permanece con paradero desconocido tras abandonar el hotel en el que se encontraba registado.
En la entrevista con CNN desde la embajada ecuatoriana, Assange dijo que «Latinoamérica ha mostrado en los últimos diez años que está avanzando en lo que respecta a los Derechos Humanos. Hay una larga tradición de asilo».
Mientras, el periodista y activista por la protección de los datos Glenn Greenwald, que informa para el diario británico The Guardian sobre el programa secreto estadounidense conocido como PRISM y fue uno de los periodistas que entrevistó a Snowden, dijo al The New York Times que el estadounidense suministró a los medios miles de documentos.
Hasta ahora los archivos entregados por Snowden fueron difundidos con mesura. El Guardian y Post mostraron sólo cuatro de 41 páginas de una presentación de la Agencia de Seguridad Nacional estadounidense (NSA, por sus siglas en inglés) en la que se menciona la vigilancia de Internet bajo el programa PRISM. De acuerdo con el informe, la NSA accede a datos de los usuarios a través de las empresas de Internet. Las autoridades dicen, en cambio, que PRISM es apenas un sistema de informática interno.
Mientras tanto, la asesoría Booz Allen Hamilton, informó ayer que Snowden había sido despedido el lunes «por lesionar el código de ética y las directrices de la empresa».
Booz Allen Hamilton proporciona servicios al gobierno estadounidense. Según informó, Snowden trabajaba para la NSA. La empresa había confirmado el fin de semana que Bowden trabajaba para ellos desde hace menos de tres meses. Su salario anual era de 122 mil dólares, lo que contradice la versión del Guardian que decía que el informante llevaba «una vida muy confortable» con ingresos por 200 mil dólares anuales. «
dpa