La consulta para introducir en la Constitución la prohibición del matrimonio entre personas del mismo sexo obtuvo un rotundo «sí» en el referendo realizado anoche, a pesar de que hablaron en favor de la norma varias personalidades, entre ellas, el ex presidente Bill Clinton.

Por:
INFOnews

El moderado y religioso estado de Carolina del Norte asestó así un duro golpe a los promotores de los derechos de los gays en los Estados Unidos.

La victoria de quienes rechazan los matrimonios gay llega en un momento en el cual en el interior del partido demócrata se abrió un encendido debate sobre el reconocimiento de estas uniones, y mientras el presidente Barack Obama recibe fuertes presiones para que lo legalice.

El tema, inclusive, ya figura entre los puntos del programa de la Convención Republicana de setiembre próximo en Tampa (Florida).

Si bien Obama hasta el momento no se pronunció sobre el tema, tres miembros de su gobierno -entre ellos el vicepresidente Joe Biden- se declararon abiertamente a favor del reconocimiento de las bodas entre personas del mismo sexo.

La Casa Blanca, en plena campaña electoral, se limitó a recordar que el presidente Obama siempre defendió los derechos de los homosexuales, y que luchó contra toda forma de discriminación. Por ejemplo, con la abrogación del denominado «Don’t ask, don’t tell», la norma que de hecho imponía a los militares homosexuales no dar a conocer públicamente su condición.

El temor de Obama, que como presidente jamás habló de matrimonio entre homosexuales, es claramente irritar la sensibilidad del electorado católico, en particular de los hispanos.

Las elecciones presidenciales estadounidenses están previstas para el 6 de noviembre próximo.

Deja una respuesta