Según el INdEC, las compras externas de combustibles mostraron el mes pasado un crecimiento del 74% respecto al mismo período de 2012. En tanto, las exportaciones se derrumbaron un 23%. Lo que en enero de 2012 fue un superávit de US$212 millones en el 1er mes de este año se convirtió en un rojo de US$194 millones. ¿No era que se había aumentado la producción con YPF expropiada?

Foto: NA
Fuente: Urgente24

Les resultará muy difícil a Miguel Galuccio, CEO de YPF, y al otrora poderoso viceministro de Economía, Axel Kicillof, director estatal de la empresa, explicar qué sucedió con la balanza comercial energética durante enero de 2013.
Es que desde el Gobierno se concentraron en afirmar que luego de la expropiación del 51% de las acciones en manos de la española Repsol, la petrolera había comenzado a maximizar sus recursos en materia de producción y refinación, lo que -insistieron- contribuía a reducir la dependencia argentina de combustibles comprados en el exterior.

Pero al analizar los datos que publicó este jueves (21/2) el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INdEC) se puede verificar que algo no no está a tono con el relato oficial.

Resulta que el resultado de la diferencia entre lo exportado y lo importado en el rubro Combustibles y Energía es nada menos que un rojo de US$194 millones cuando en el mismo mes del año pasado se produjo un superávit de US$212 millones, una de las excepciones de 2012, cuando pocas veces se pudo eludir el déficit.

De acuerdo a datos del INdEC, el resultado se explica por un importante caída de las exportaciones (-23%) pero más aún por el enorme salto que pegaron las importaciones, que fueron del 74%, 69 puntos más que el 5% que había mostrado ese segmento en enero de 2012.

El documento del organismo oficial señala que «las importaciones de combustibles y lubricantes se vieron impulsados por las compras de gas natural en estado gaseoso, gasóleo y gas natural licuado».

Por otro lado, el INdEC destaca que en las exportaciones del rubro Combustibles y Energía fue donde se produjo el «mayor descenso interanual», producto de «una disminución de cantidades (28%) y un aumento de los precios (6%)».

Probablemente este sector fue el que impulsó el desequilibrio en el superávit comercial general, que mostró en enero último una reducción del 49% respecto a los valores del mismo período de 2012.

En lo que corresponde a la participación sobre el total, las exportaciones del sector mostraron una suba al pasar del 8% de enero de 2012 al 9% el mes pasado. En tanto que se agrandó la porción de la torta correpondiente a las importaciones al casi duplicarse cuando pasó del 7% en enero del año pasado al 13% en el de este.