Desde la Superintendencia de Seguros se comunicaron con varias empresas del sector para sugerirles que se desprendan de sus títulos
ando faltan tres semanas para las elecciones presidenciales, el Gobierno está valiéndose de toda herramienta posible para evitar que el dólar se le vaya de las manos. Después de obligar la semana pasada a los fondos comunes de inversión a deshacerse de sus bonos en dólares, para así descomprimir el precio del dólar en la Bolsa, ahora les tocó el turno a las compañías de seguros.
Según confiaron ejecutivos de cinco empresas del sector, desde la Superintendencia de Seguros, que preside Juan Bontempo, se comunicaron con referentes de la industria para sugerirles que vendieran sus bonos en dólares en el mercado. El mensaje, en todos los casos fue el mismo: de no hacerlo de forma voluntaria, tarde o temprano quedarán obligados por una norma, tal como sucedió con los fondos comunes de inversión.
«Están pidiéndonos que vendamos, con una amenaza de una resolución que dicen ya tener y que fue enviada por Economía, aunque también dicen que ellos no están de acuerdo», resumió el director de una aseguradora líder a La Nación.
«Están diciendo que necesitan que la industria venda $2.000 millones en bonos», detalló. Consultados al respecto por la nacion, en el Ministerio de Economía dijeron «desconocer la iniciativa», mientras que voceros de Bontempo no respondieron las llamadas.
La realidad es que la simple sugerencia de una posible regulación para la industria surtió efecto. Al menos ayer el dólar de contado con liquidación, como se conoce en la jerga financiera el tipo de cambio implícito que surge al comprar con pesos bonos en moneda extranjera, bajó 1%, a 13,71 pesos. Mientras que el oficial se ajustó al alza, 0,11%, a 9,44 pesos.
Economía sigue de cerca el dólar «contado con liqui», ya que se trata de un mercado mucho más profundo que el del paralelo. Es el que usan las empresas y los importadores para cubrirse de forma legal ante una posible devaluación, y sirve de referencia para los grandes inversores.
Ya la semana pasada, mientras los fondos comunes malvendían obligadamente sus tenencias (en perjuicio de sus clientes), desde la Superintendencia de Seguros les habían pedido a las aseguradoras, a través de las cámaras, que no aprovecharan las caídas en los precios para comprar más títulos.
También el secretario de Finanzas, Pablo López, les dijo el martes pasado en una reunión a las autoridades del Mercado de Valores (Merval) que hicieran lo posible para contribuir a contener el precio del contado con liquidación. Y Economía estaría planeando para la semana que viene una nueva emisión de bonos en pesos, pero que ajustan por el tipo de cambio (dólar linked) para satisfacer la demanda dolarizadora de grandes inversores.
La realidad es que en el mercado nadie cree que el tipo de cambio pueda mantenerse en estos niveles por mucho tiempo, más aún después de que se profundizara el mes pasado la devaluación del real brasileño.

Fuente: iProfesional