La ministra de Justicia, Eda Rivas, asumió en reemplazo de Rafael Roncagliolo, quien renunció por motivos de salud. El recambio es poco antes de un fallo de La Haya

Crédito foto: EFE

La abogada Eda Rivas juró este miércoles como ministra de Relaciones Exteriores de Perú en reemplazo de Rafael Roncagliolo, quien renunció por motivos de salud en un momento de expectativa por la decisión que tomará la Corte de La Haya respecto al litigio por los límites marítimos con Chile.

Rivas, de 61 años, se convirtió en la primera mujer en asumir la Cancillería de Perú. Dejó el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos que dirigía desde el año pasado.

Durante su gestión en la cartera de Justicia, Rivas recibió el pedido de indulto del ex presidente Alberto Fujimori, condenado a 25 años de cárcel, y siguió de cerca las evaluaciones llevadas a cabo por la Comisión de Gracias Presidenciales.

La ex titular de Justicia dijo recientemente que espera que el informe final de esa comisión esté listo antes de junio para enviarlo al mandatario Ollanta Humala, quien tendrá la última palabra sobre esa solicitud.

Al frente de la Cancillería, Rivas asumirá la labor de coordinación de la presidencia pro témpore de Perú en la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) y recibirá el fallo que la Corte Internacional de Justicia emita sobre la demanda por los límites marítimos con Chile.

La Corte debe emitir en los próximos meses una sentencia sobre el litigio planteado por Perú en 2008 para que se establezcan los límites marítimos bilaterales con Chile, país que considera que ya fueron determinados por sendos acuerdos en los años cincuenta, que para los peruanos solo se refieren a temas pesqueros.

Roncagliolo renunció al cargo por motivos de salud. Humala hizo este miércoles votos para tenerlo «restablecido pronto en su salud», durante la ceremonia de juramento de Rivas, en la que se despidió al saliente canciller con una ovación.

El gobierno peruano expresó, mediante un comunicado, que durante la gestión de Roncagliolo «se impulsó la nueva imagen de Perú ante el mundo, con la que se ha logrado colocar al país como un destino atractivo para inversiones por su estabilidad jurídica y la buena marcha macroeconómica».

Fuente: EFE – Infobae