La policía de Barcelona reprimió con gases y balas de goma a miles de manifestantes que marcharon por la ciudad en coincidencia con una huelga general contra el plan de ajuste del gobierno, según constató Télam.

Al grito de «El pueblo unido, jamás será vencido», manifestantes respondieron a la carga policial en la céntrica plaza Catalunya incendiando una barricada y lanzado botellas y bombas de pintura contra los agentes.

Télam

Deja una respuesta