En el marco de un pedido de interpelación al ministro plantean que rinda cuentas sobre ejecución de las medidas de inversiones para la mejora del estado de vías, señalización y trenes que había anunciado hace un año.
El diputado nacional Manuel Garrido junto a otros diputados de la oposición pidieron la interpelación de Florencio Randazzo para que rinda cuentas con respecto al Plan de Recuperación del Sarmiento anunciado en julio pasado, tras el choque de dos trenes en Castelar.

Garrido dijo que “ya se advirtió sobre la situación de los trenes, incluso antes de la tragedia de Once”. Por ejemplo, en una auditoría de la Auditoría General de la Nación del año 2009 sobre la verificación de los controles de la CNRT se concluyó que a pesar del significativo aumento de los subsidios, los trenes, las vías y la señalización se encontraban en un estado deplorable y por lo tanto, riesgoso.

Entre otras cuestiones se dio cuenta de “la existencia de juntas vencidas con desprendimiento de material en extremos, ocasionando fuertes golpes al paso de las formaciones, fijaciones sueltas y faltantes; durmientes desconsolidados en especial los de la zona de las juntas y balasto colmatado”.

Asimismo, con respecto a la línea Sarmiento, la CNRT informó que: “El 50% de los descarrilamientos denunciados en el año 2008 y el 61% de los denunciados en 2009 en la Línea Sarmiento se han debido a las falencias del material rodante y de la infraestructura de vías; en tanto que para la Línea Mitre alcanzaron un 93% y un 91%, respectivamente. En lo que respecta al ejercicio 2009, de los 41 accidentes, se comprobaron dieciocho (18) en el ámbito de la ex línea Sarmiento, de las cuales 9 (un 50%) son debido al mal estado de vía, 2 (un 11%) debido a falencias del material rodante y 7 (el 39%) a fallas humanas.

Los detectados en la ex Línea Mitre suman 23, de los cuales 18 (un 78%) se debieron a falencias en el estado de la infraestructura de vía, 3 (un 13%) a problemas en el material rodante y 2 (el 9%) por errores humanos.

Garrido sostuvo que “ninguna de estas advertencias previas sirvió para evitar las 51 muertes del 22 de febrero de 2012, ni las de hoy. El ministro Randazzo anunció medidas rimbombantes mediáticamente pero el siniestro de hoy a la mañana nos demuestra que no han sido ni efectivas ni suficientes”.

Esta no es la primera iniciativa que se presentó desde los partidos de la oposición para dar respuesta a alguna de las problemáticas de los trenes ni para ejercer un control adecuado sobre su funcionamiento. Garrido considera que “a pesar de haberse presentado proyectos que instan a la creación de comisiones bicamerales de control o a la regularización de la CNRT, el oficialismo que preside las comisiones a las que se le ha dado giro demostró un preocupante desinterés en su tratamiento e impulso”.

www.parlamentario.com