El Gobierno liberó los precios de las naftas y el gasoil que habían sido «congelados» por una normativa que estableció que esos valores debían ser los vigentes al 31 de julio.
Lo hizo a través de la Resolución 543, publicada hoy en el Boletín Oficial, que derogó la Resolución 295. Esa normativa había fijado en su artículo segundo que «el precio de comercialización de los combustibles líquidos deberá ser igual al vigente al día 31 de julio de 2010, debiendo dar cumplimiento a dicha prescripción cada uno de los integrantes de la cadena de comercialización, intermediación, distribución y producción».

Sin embargo, desde la Secretaría de Comercio Interior, donde se emitió la nueva resolución, se destacó que la 295 «fue dictada con el objetivo de lograr estabilidad en los precios, componente este fundamental para otorgar continuidad al proceso de crecimiento de la actividad económica, así como para preservar el equilibrio macroeconómico ya alcanzado».

«En la actualidad se advierte que no se encuentran configuradas las mismas condiciones de comercialización vigentes a la fecha del dictado de la Resolución 295, razón por la cual, corresponde derogar la misma», precisó el área que conduce Guillermo Moreno.

El gobierno había dispuesto congelar el precio de los carburantes en julio pasado alegando fomentar el crecimiento económico y para no generar aumentos masivos de precios.

La medida había sido apelada por la empresa Shell que a pesar del fallo a su favor esperó la sentencia firme sin incrementar los precios.

La semana pasada, la empresa YPF que domina el mercado doméstico de combustibles, dispuso un ajuste en el precio de sus productos.

Al mismo tiempo, las estaciones de bandera blanca y aquellos consignatarios que forman parte de las cadenas oficiales también ajustaron el valor de los carburantes.

Fuente: diariohoy

Por Marta

Deja una respuesta