La audiencia judicial sobre la matanza de 17 personas, que provocó la destitución por juicio político del presidente paraguayo Fernando Lugo hace un año, se realizará probablemente mañana en Asunción. Ya fue aplazada en dos ocasiones.

En la audiencia, que ya fue aplazada en dos ocasiones, se resolverá si se pone en libertad a los 12 campesinos acusados o si la causa se eleva a juicio oral, explicó Guillermo Ferreiro, uno de los abogados defensores, reportó la agencia noticiosa EFE.

“No tenemos certeza ciento por ciento de que se vaya a celebrar porque hay un recurso pendiente, ya que nosotros pedimos que primero se resuelva el litigio civil sobre la propiedad de las tierras entre el Estado y la familia Riquelme”, detalló Ferreiro.

La audiencia fue suspendida primero a pedido de la defensa, que recusó al juez y al fiscal, y la segunda vez a pedido de la Policía, que argumentó que no estaba en condiciones de garantizar la seguridad dada la proximidad de la fecha prevista con las elecciones generales del 21 de abril pasado.

“No tenemos certeza ciento por ciento de que se vaya a celebrar porque hay un recurso pendiente»
Guillermo Ferreiro

Los campesinos están acusados por invasión de inmueble ajeno, asociación criminal y tentativa de homicidio, según la fuente.

El 15 de junio del año pasado, un comando de centenares de policías realizó un desalojo en una hacienda de la localidad de Curuguaty, en el departamento Canindeyú (en el este del país), que estaba ocupada por campesinos que reivindican la propiedad de la tierra, también reclamada por el luego fallecido Blas Riquelme.

Se produjo un enfrentamiento armado en el que perdieron la vida 11 campesinos y seis policías, lo que llevó a la mayoría del parlamento a formarle a Lugo un juicio político que se resolvió con su destitución de manera inusualmente fugaz, en un hecho que fue considerado por la comunidad internacional como un golpe institucional.

Fuente: Télam.com