El FMI rebajó su pronóstico del crecimiento económico global al 3,1% del PIB. Según el economista jefe del organismo, Olivier Blanchard, la economía mundial necesitará al menos otros 10 años para salir de la crisis que comenzó en 2008 (o sea que ya entró en su 5to. año).

«Los riesgos de deterioro de las perspectivas del crecimiento mundial siguen prevaleciendo, incluyendo nuevos riesgos aparecidos recientemente. Estos incluyen, por ejemplo, la desaceleración del crecimiento económico en las economías de mercados emergentes», asegura el Fondo Monetario Internacional.

De acuerdo con un nuevo informe del FMI, el deterioro del pronóstico sobre crecimiento de la economía global, que se redujo en un 0,2% en comparación con las estimaciones del pasado abril, se debe a la reducción del crecimiento de las principales economías emergentes del mundo. El organismo internacional prevé que el crecimiento de las economías en desarrollo se desacelere al 5% del PIB este año.

Se trata de la 3ra. vez en los últimos 6 meses que el FMI reduce su pronóstico del crecimiento económico mundial, que como resultado pasó del 3,5% en enero al 3,1% actual. La previsión para el año 2014 también se redujo del 4% al 3,8%.

La desaceleración del desarrollo de las economías de casi todos los países desarrollados también ha tenido un impacto en la reducción del pronóstico. En total, sus economías, según las previsiones del FMI, crecerán un 1,2% en 2013.

De las principales economías del mundo el FMI aumentó en un 0,5% las perspectivas para el año en curso para Japón, en un 0,3% para el Reino Unido y en un 0,2% para Canadá.

Según el FMI, Europa seguirá siendo la principal fuente de la inestabilidad económica mundial. El PIB de la eurozona perderá un 0,6% este año. Los PIB de Italia, España, Francia e incluso el de Alemania también se reducirán.

Asi, el FMI ha rebajado las previsiones de crecimiento, del 3,5% al 3,3% y ahora al 3,1%, mientras que 2014 cerrará con un avance del 3,8%, según la actualización presentada del informe «Perspectivas Económicas Globales».

Tal como ya ocurrió en abril, el FMI ha vuelto a rebajar sus previsiones de crecimiento mundial, esta vez en 2 décimas tanto para 2013 como 2014, con actualizaciones a la baja generalizadas, tanto en la anémica eurozona como en USA o las economías de países emergentes de China, India, Rusia y Brasil.

La actualización reduce en 2 décimas el crecimiento del Producto Interior Bruto (PIB) de Estados Unidos en 2013 y 2014, por lo que la primera economía mundial crecería un 1,7% y un 2,7%, respectivamente.

El economista jefe del Fondo, Olivier Blanchard, ha explicado que en USA «una consolidación fiscal más dura de lo deseado ha sido solo parcialmente compensada por la buena marcha del mercado inmobiliario (…) si la consolidación hubiese sido más débil el crecimiento de USA sería sustancialmente mayor».

Además, las menores importaciones de USA y de la Unión Europea, así como la caída en la demanda interna en muchos países, ha obligado a actualizar a la baja el crecimiento de los BRICS o regiones como Latinoamérica, que han amortiguado la crisis desde 2008.

El FMI espera un empeoramiento de los datos en la eurozona en 2013, al restar 2 décimas a las previsiones de abril, estimando un retroceso del PIB del 0,6%, el mismo que en 2012.

Sin embargo, para 2014, el Fondo calcula que la zona euro repuntará hasta crecer un 0,9%, con Alemania como único país del grupo formado por las cuatro mayores economía del euro con un crecimiento superior al 1% (1,3%).

Además, la economía germana será la única que se libre de la recesión en 2013, con un modesto crecimiento de tres décimas, mientras que Francia (-0,2%), Italia (-1,8%) y España (-1,6%) registrarán crecimientos negativos.

En tanto, las políticas de estímulo monetario de Japón permitirán que la 3ra. economía mundial crezca 5 décimas más de lo previsto, hasta el 2% en 2013, aunque el FMI predice que la economía nipona no será ajena a la debilidad mundial y el año próximo crecerá tres décimas por debajo de lo que se preveía, un 1,2%.

Las previsiones de crecimiento para China también han sido rebajadas y se han situado tres décimas por debajo de la estimación de abril, con lo que quedan en línea con el crecimiento del 7,8% que experimentó el PIB del gigante asiático el año pasado.

Mientras que el Fondo ha decidido aplicar una rebaja aún más dura para China en sus estimaciones para 2014, que ha recortado en 6 décimas hasta el 7,7%, lo que muestra la desaceleración que ya está notando una de las potencias mundiales que mejor ha capeado la crisis desde 2008.

Revisión a la baja para las economías emergentes

En lo que respecta al conjunto de las economías emergentes y en desarrollo, el organismo internacional ha rebajado 3 décimas sus previsiones de crecimiento hasta el año próximo, con lo que cerrarán 2013 con un avance del 5%, y 2014 con un repunte del 5,4%.

Latinoamérica no será ajena a este ambiente menos propicio y mantendrá en 2013 un crecimiento similar al del año pasado, del 3%, y del 3,4% en 2014, en ambos casos menos de lo previsto anteriormente por el Fondo.

El FMI ha reducido en cuatro décimas las expectativas de crecimiento de la región para este año, especialmente por la fuerte rebaja que sufren Brasil (que pasa del 3% al 2,5%) y México (que baja del 3,4% al 2,9%).

Tanto Brasil como México crecerán un 3,2% en 2014, pero es la economía brasileña, la mayor del continente, la que sufre una rebaja mayor, con una reducción de las previsiones en ocho décimas, la más pronunciada del informe y que solo revisa en detalle la marcha de la principales economías mundiales.

El consejero del Departamento de Investigación del FMI, Thomas Helbling, ha dicho que la rebaja en las previsiones de Brasil se debe a la reducción de la demanda mundial, pero también a que el país ha alcanzado su potencial de crecimiento.

«Brasil se ha topado con baches, ya que tras una década de crecimiento ha alcanzado limitaciones, como en el caso de infraestructuras o mercado laboral, lo que limita su potencial de crecimiento», ha señalado Helbling.

Helbling también ha alertado a Brasilia sobre la inflación, que se mantiene por encima de los objetivos, y ha asegurado que «en este punto recurrir a un estímulo monetario adicional sería inadecuado». El FMI ha indicado que Brasil debe mantener sus objetivos de política fiscal y estimular las inversiones en infraestructuras para poder elevar sus índices de crecimiento.

Urgente 24