EL NUEVO GOBIERNO.Se juntaron hoy formalmente, luego de contactos previos. El nuevo ministro mantendrá algunos funcionarios y programas.

Los gestos para diferenciarse de Cristina Kirchner y una gestión ultra concentrada en ella misma, no salieron hoy sólo desde la oposición macrista. Después de que el presidente electo Mauricio Macri hiciera una puesta en escena en el Jardín Botánico, con la presentación de su gabinete, uno de los ministros designados fue a ver a quien pronto será su antecesor. Y allí encontró al ¿kirchnerista? ¿peronista? mejor predispuesto para la transición.

Rogelio Frigerio se acercó hasta el Ministerio de Interior, para verse ahora formalmente con Florencio Randazzo. El también ministro de Transporte actual se había reunido ayer con Guillermo Dietrich, que estará a cargo de ese área. Con ambos, Randazzo habría acordado un esquema parecido: continuidad de ciertos funcionarios y programas.

«Se van a sostener a muchos técnicos y varios programas de gobierno», dijeron a Clarín en el entorno de Frigerio. Desde Interior, este economista, último titular del Banco Ciudad, manejará la relación con los gobernadores. También, bajo su influencia, ampliaron a este diario, «quedarán las secretarías de Obras Públicas y  Vivienda». Más áreas, más fondos.

Ayer, también desde el ministerio del Interior se dio la novedad de laincorporación del ahora ex lilito y ex massista Adrián Pérez, que renunció a su banca de diputado por el Frente Renovador. «Tendrá un rol importante, tanto en lo político como lo mediático», aseguraron en el macrismo.

Fuente: Clarin