La Justicia brasilera dictó orden de prisión contra el coronel Mario Colares Pantoja y el mayor José María Pereira de Olivo, implicados en la masacre de Eldorado dos Carajás, perpetrada por la policía militar de ese país hace 16 años y que culminó con 19 muertos y 46 heridos.

Tanto Pantoja como Pereira de Olivo habían sido juzgados y condenados en 2002, pero durante la última década permanecieron en libertad amparados por recursos presentados ante el Poder Judicial.

Sin embargo, en marzo de este año el ministro del Supremo Tribunal Federal Gilmar Mendes pidió que la documentación del proceso retornara al Tribunal de Justicia del Pará, detallaron el sitio web Movimientos Sociales y la estatal agencia de noticias Brasil.

El coronel Pantoja fue condenado a 228 años de cárcel y el mayor Pereina a 158 años y cuatro meses, aunque la legislación brasileña solo permite una pena máxima de 30 años de prisión.

El 17 de abril de 1996 la policía militar del estado Pará, por orden del gobernador Almir Gabriel, arremetió contra cerca de 1.800 Sin Tierra que marchaban en defensa de la ocupación de latifundios en el sur de Pará.

La abogada de los Sin Tierra Giane Álvarez explicó que «de todos los crímenes contra labriegos que hubo en el estado de Pará, son raras las veces que los autores intelectuales o directos fueran condenados. Y cuando son condenados es más raro todavía que ellos lleguen a cumplir las decisiones tomadas por la justicia».

«El desenlace de ese caso tiene un carácter efectivamente simbólico de cambio del estado de cosas de aquella región. La idea de la impunidad puede tener un cambio de curso. No resolverá todo de una hora para otra, pero ya es una buena señal», agregó.

Télam

Deja una respuesta